Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dole triunfa en las primarias de ocho Estados y se afianza como principal candidato republicano

Arropado por la maquinaria del Partido Republicano, el senador Bob Dole acariciaba anoche su mayor éxito de esta campaña electoral con la victoria prácticamente asegurada en los ocho Estados en los que se celebraron elecciones primarias. En Georgia, la ventaja de Dole sobre Pat Buchanan en el comienzo del recuento era aún muy pequeña para dar por seguro su triunfo. Pero el veterano político confirmó por fin ayer su condición de favorito y se encamina firmemente a obtener en los próximos días la candidatura de su partido a la presidencia de Estados Unidos.Con su éxito en los Estados de Verniont, Maine, Massachusetts, Connecticut, Rhode Island, Colorado, Maryland y la probable victoria en Georgia (Estados en los que en total se disputaban 208 delegados) Bob Dole consigue un amplio margen de ventaja sobre sus principales rivales, Pat Buchanan, Steve Forbes y Lamar Alexander.Sólo el primero de ellos presentó seria, resistencia al veterano senador en Georgia, donde la cadena de televisión CNN dio anoche, sin embargo, como ganador a Dole. Buchanan había centrado todas sus esperanzas en este Estado, que supone 42 delegados, pero el candidato ultraconservador ya había advertido al cierre de los colegios que Dole "iba a pasar una buena noche" por su victoria en Georgia. Buchanan dijo que pase lo que pase seguirá en la carrera presidencial para llevar a la Convención Republicana del próximo mes de agosto su mensaje contra el libre comercio, el aborto y la inmigración.

Bob Dole tendrá que ratificar mañana su liderazgo en Nueva York (con 102 delegados en juego), donde los dirigentes republicanos del Estado se han volcado en su apoyo, y el próximo martes en los grandes Estados del sur. Ninguna de las dos jornadas está completamente libre de obstáculos para Dole.

En Nueva York, tendrá que derrotar al millonario Steve Forbes, un nativo de este Estado que ha gastado una parte de su fortuna en una extensa campaña publicitaria aquí.

"Supermartes"

En el sur, durante las elecciones de lo que se conoce como supermartes, Dole contará con la oposición (de Buchanan, quien ayer en Georgia demostró que cuenta con un considerable respaldo electoral en esa región. El supermartes será, quizás, la última prueba para. Lamar Alexander, el cuarto contendiente en liza. Antiguo gobernador de un Estado del sur, Tennessee, si Alexander no gana algunas de las elecciones de ese día, abandonará probablemente la carrera electoral.La plana mayor del Partido Republicano ha cerrado filas Bob Dole. En Georgia, donde la victoria de Dole estaba más amenazada, Newt Gingrich, líder de la Cámara de Representantes y máxima figura republicana en la actualidad, anunció su voto a favor del veterano senador, a quien definió como "un gran líder y un buen amigo".

El gesto de Gingrich, que confirma el enorme respaldo institucional logrado por Dole, ha sido seguido por los dirigentes republicanos en Nueva York. El gobernador de ese Estado, George Pataki, y el senador Alfonse d'Amato, que controla personalmente la maquinaria del partido en Nueva York, ha trabajado para que Dole se consolide allí como un candidato imbatible.

Las difíciles y discutidas reglas de inscripción en Nueva York han impedido que el nombre de Pat Buchanan figure en todas las circunscripciones del Estado, por lo que su triunfo aquí es considerado muy improbable.

El apoyo de los líderes republicanos y el miedo desencadenado por los medios de comunicación a una potencial candidatura de Pat Buchanan han ayudado a que Dole se haya convertido en el principal candidato para la designación republicana, que requiere la obtención de un mínimo de 996 delegados.

Desde que fue sorprendentemente derrotado por Buchanan en las primarias de New Hampshire, Bob Dole ha encontrado un mensaje nuevo con el que ganar simpatizantes. Ahora se presenta como el freno al extremismo de Buchanan, como el único hombre capaz de unir al conservadurismo en torno a un proyecto moderado.

Eso ha coincidido con numerosos reportajes y artículos en los medios de comunicación en los que Buchanan ha quedado ajetratado como un radical, casi un nazi, que representa un peligro para Estados Unidos.

Gracias a todo ello, Dole obtuvo la pasada semana en las primarias de Carolina del Sur un amplio triunfo sobre el comentarista ultraconservador, lo que le dio la confianza que necesitaba para afrontar el resto del proceso electoral.

Gobernadores y senadores del Partido Republicano se han lanzado a la campaña en favor de Bob Dole para evitar que se produzca una excesiva dispersión de votos y el partido llegue dividido a la convención de San Diego, en California, que se celebrará el próximo mes de agosto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 1996

Más información

  • El veterano senador tendrá que ratificar su liderazgo mañana en Nueva York