Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

21 polizones se arrojan al mar a una milla de la costa de Gran Canaria

21 inmigrantes liberianos que viajaban de polizones en el barco de bandera maltesa Pawagia Tinov se arrojaron ayer por la borda para intentar alcanzar la costa de la isla de Gran Canaria. El barco se encontraba a una milla de la costa. 17 de ellos fueron rescatados en el mar y dos en tierra. La policía rastreó la costa en busca de los dos restantes. El capitán y el primer oficial del mercante fueron detenidos e interrogados. Los polizones detenidos ha asegurado que huían de la grave situación que vive su país.

Este episodio es uno más de los que regularmente tienen lugar en Canarias en relación con la entrada ilegal de africanos. Según miembros de la tripulación del mercante, a los cinco días de navegación descubrieron ocultos entre la carga de maderas que transportaban a un amplio número de polizones que, según la primera versión M capitán, debieron subir al barco en una de sus escalas en el continente africano. Sin embargo, el hecho no sólo no fue puesto en conocimiento de las autoridades de la isla, sino que el mercante realizó una maniobra irregular de fondeo tras solicitar permiso en la madrugada del miércoles para aprovisionarse de combustible.Fuentes portuarias explicaron que el Pawagia Tinov se aproximó demasiado a la costa, por lo que los servicios de salvamento del Puerto de la Luz le reclamó que mantuviera la distancia reglamentaria. La sorpresa se produjo cuando, mientras se iniciaba la operación de abastecimiento y al acercarse responsables de la consignataria Ortiz, varias personas se arrojaron desde el buque al agua y comenzaron a nadar hacia la costa grancanaria. Inmediatamente se puso en marcha un amplio dispositivo policial para detener a los polizones, en el que participaron miembros de la Guardia Civil, la Policía Nacional, la Brigada de Extranjería, la Comisaría de Frontera y el Centro Regional de Salvamento. De los 21 polizones que se encontraban a bordo, todos de origen liberiano, 19 permanecían ayer en comisaría a la espera de ser puestos a disposición judicial. Dos de ellos habían logrado alcanzar la costa a bordo de bidones y fueron encontrados horas más tarde por efectivos policiales con evidentes signos de agotamiento.

También fueron detenidos tanto el capitán del mercante maltés como su primer oficial, a los que ayer se tomaba declaración para clarificar si hubo o no complicidad en el intento de facilitar la entrada ilegal de los africanos a Canarias. Al respecto, la policía trata de indagar si los liberianos viajaban realmente en el mercante en calidad de polizones o si se trata, por contra, de una operación de tráfico clandestino de extranjeros.

Ayer continuaba el rastreo de la zona costera de la isla, con la participación de helicópteros, para tratar de localizar a los dos súbditos de Liberia que habían conseguido alcanzar la costa sin ser detenidos. Aunque la llegada de extranjeros del continente africano a las islas orientales se produce con cierta regularidad, suele realizarse en grupos reducidos que tratan de alcanzar el litoral canario en pateras. La operación de ayer destaca sobre todo por el amplio número de polizones implicados.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de marzo de 1996

Más información

  • La policía ha detenido a 19 liberianos y busca a los dos restantes