Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxito de Forbes en las primarias de Delaware confirma la debilidad de Dole

El editor millonario Steve Forbes recibe un precioso balón de oxígeno y el senador republicano Robert Dole sigue demostrando su vulnerabilidad en el proceso electoral estadounidense después del resultado de las elecciones primarias republicanas en el Estado de Delaware, celebradas el sábado. Todos los candidatos, excepto Forbes, renunciaron a hacer campaña en Delaware, por su escaso peso específico y para centrar su esfuerzo en las elecciones de mayor importancia, mañana, en Arizona y en Dakota del Norte y del Sur.

Aun así, el margen obtenido por Forbes (32,8%) frente a Dole (27,2%) es notable, teniendo en cuenta los malos resultados del multimillonario en Iowa y New Hampshire. Animado por esta pírrica victoria que reanima su carísima y moribunda campaña electoral, Forbes aseguró que "Delaware es el trampolín para Arizona y Arizona lo será para el resto de las primarias, sin duda".

Para Dole, el resultado es una piedra más en su camino hacia la designación como candidato presidencial, porque confirma lo incierto de su panorama y porque mantiene en la carrera a Forbes, que seguirá quitándole votos moderados. A corto plazo, Dole corre el riesgo de volver a quedar en Arizona después de Pat Buchanan.

En Delaware, con una baja participación, el candidato ultraconservador Buchanan obtuvo un 18% de votos, seguido de Lamar Alexander, con el 13%. El presidente Bill Clinton repitió el paseo de New Hampshire y obtuvo el mismo resultado: consiguió el 90% de los sufragios demócratas.

[Por otro lado, el candidato Pat Buchanan tiene buena parte de su dinero invertido en el extranjero, según una información publicada en el último número de Newsweek. El aspirante republicano, informa Efe, convencido proteccionista y detractor del libre comercio, ha invertido en un banco británico, una petrolera argentina y una empresa electrónica de Hong Kong. Según ja revista, Buchanan ha cambiado el Mercedes que utilizó en su campaña de 1992 por un Cadillac fabricado en EE UU].

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de febrero de 1996