Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cinco caras de la derecha

De los nueve candidatos actualmente en la lista del Partido Republicano sólo dos o tres sobrevivirán a las elecciones en lowa y New Hampshire. El resto está en esta campaña únicamente por probar suerte, por hacerse un nombre o, como dicen ellos, por aportar algunas de sus ideas al debate electoral. Los principales candidatos conservadores son:

Bob Dole, el veterano. A favor: tiene forjada la imagen de un hombre de convicciones, principios y sentido común; posee experiencia de gobierno; es el único candidato republicano a quien es posible imaginar como presidente. En contra: su edad (72 años), que lo convertiría en el presidente más viejo de la historia; no conecta fácilmente con el radicalismo, que se requiere para convencer a las huestes republicanas; tiene fama de perdedor; ya ha sido derrotado dos veces en campañas presidenciales.

Steve Forbes, el millonario. A favor: una fortuna que se calcula en torno a los 400 millones de dólares (unos 50.000 millones de pesetas); no pertenece al establishment político de Washington. En contra: carece de experiencia en cargos públicos; sus ideas son desconocidas por la mayoría del país; no es del gusto del grupo dominante en el Partido Republicano.

Pat Buchanan, el extremista. A favor: es un populista que habla el lenguaje de la gente; defiende las posiciones preferidas por la derecha conservadora. En contra: no tiene dinero suficiente para afrontar una campaña; asusta a los republicanos moderados.

Phil Gramm, el tejano. A favor: ha. conseguido recaudar gran cantidad de dinero; es un conservador a ultranza, sin la imagen radical de Buchanan. En contra: no tiene una clientela clara dentro de los republicanos; ha sido sorprendentemente derrotado en Luisiana.

Lamar Alexander, el desconocido. A favor: representa al ciudadano común; ha hecho una campaña puerta a puerta en New Hampshire. En contra: nadie le conoce.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de febrero de 1996