Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jerry Siegel, el creador literario de Superman, muere en Los Ángeles a los 81 años

El escritor no era propietario de los derechos de autor de su personaje

La mitología del cómic perdió uno de sus puntales con la muerte de Jerry Siegel, ocurrida el pasado domingo en Los Angeles. Siegel, escritor y creador de Superman junto al dibujante Joe Shuster, tenía 81 años y sobrevivió en cuatro años a su compañero. La peripecia de los creadores del personaje más popular de la historia del cómic es representativa de las miserias y la gloria que han convivido siempre juntas en los 100 años de existencia del cómic.

MÁS INFORMACIÓN

Siegel y Shuster eran prácticamente unos chavales cuando en 1933 crearon el personaje. Alternando sus visitas a los sindicatos (agencias de distribución de tiras de cómic) con su pasión por la literatura fantástica, los dos jóvenes estudiantes no se daban por vencidos a cada negativa que recibían para la publicación de su trabajo. No fue hasta 1938 que pudieron ver editada la primera entrega de su personaje. Fue en el primer número del comic-book Action Comics. Debido al éxito del personaje, al cabo de un año dispusieron de una cabecera propia titulada Superman comics.La aparición de Superman coincidió con la implantación del formato comic-book, que es la revista de cómics de toda la vida, lo que supuso la apertura de nuevos mercados y un hábito diferenciado de lectura.

Superman también propició la aparición de un nuevo tipo de cómics que hasta ahora sigue teniendo mucha vitalidad, la historieta de superhéroes. Tras Superman apareció toda una pléyade de personajes con superpoderes que. se han adaptado a las circunstancias de la época. Batman , El Hombre de Hierro, La Patrulla X, La Masa, Spiderman... y un largo etcétera de hombres con unas cualidades que superan a las de cualquier humano y que por lo general se dedican a salvar a la humanidad de desastres naturales y de la maldad de otros superhéroes que han escogido el lado oscuro de su fuerza.

Mientras los dos creadores se hallaron en su apogeo -habían vendido los derechos de autor a la National Allied Periodicals- todo les sonrió, pero un imprudente deseo de ver su sueldo aumentado les llevó a la calle. Sin trabajo y sin Superman. Cuando a finales de los años setenta se realizó la superproducción Superman, una campaña popular forzó a la compañía Warner, propietaria de DC Comics, a concederles un retiro de por vida.

Superman es un personaje conocido por Varias generaciones. Su historia se inspiraba en las lecturas de sus creadores. Superman procedía. del planeta Kriptón, que se haHaba en peligro de extinción. Su padre, un reputado científico kriptoniano lo enviaba a la Tierra para salvarlo. La diferencia de gravedad otorgó al pequeño Superman unos poderes extraordinarios. En la Tierra fue adoptado por la familia Kent, que se hizo cargo de él hasta que decidió instalarse en Metrópolis ejerciendo de periodista como Clark Kent. E.n su personalidad humana, Superman interpretaba una estudiada torpeza para que nunca se le asociara a Superman.

Finalmente, Luisa Lane, una avispada compañera del Daily Planet descubría la personalidad auténtica de Clark Kent, en un intento de los editores de dar un giro al personaje. Clark y Lois se casaron a principios de los años noventa, época en que el personaje: había sido desbancado por los modernos superhéroes. La extrema simplicidad de su carácter, bueno sin fisuras, no permitía adaptarse al gusto de los lectores más fascinados por las contradicciones de Batman que por el cada vez más insulso Superman.

A esta operación, destinada a reflotar la fama de Superman e incrementar de esta manera las ventas, le siguió su muerte, acaecida. en noviembre de 1992. La muerte del personaje generó en el público el interés por saber cómo la DC, compañía poseedora ole sus derechos, resucitaría el personaje. La transformación del personaje se produjo con una resurrección de Superman encarnada en cuatro personajes que reclamaban para sí su identidad. De esta manera se podía dotar al Hombre de Acero de unas personalidades más acordes con la corrección política y los nuevos tiempos.

El paso por la pantalla de Superman representó en su versión de 1978, con Christopher Reeve en el papel de protagonista, el inicio de un filón de adaptaciones a la gran pantalla de personajes de cómic. El desarrollo de los efectos especiales propició desde los años ochenta hasta la actualidad películas como Batman, Flash Gordon, La Máscara, un largo número de adaptaciones que gracias a la técnica conseguían trasladar fielmente las proezas realizadas sobre el papel.

Anteriormente, en los años cuarenta y cincuenta, fondones supermanes habían llenado las pantallas de caracterizaciones muy precarias del personaje. Superman no lograba el milagro de volar y los espectadores habían de contentarse con ver a su héroe dando saltitos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de febrero de 1996