Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colin Powell anuncia que no será candidato en 1996 a la presidencia de Estados Unidos

La decisión es no. Después de meses de intriga, el general Colin Powell anunció ayer que, con el deseo de preservar su vida privada, no será candidato a la presidencia de Estados Unidos en 1996. El Partido Republicanopierde, así, a quien podría ser su mejor candidato. BUI Clinton pierde a su rival más difícil. El país pierde a la figura que prometía revolucionar el sistema político norteamericano. Y los medios de comunicación pierden al que iba a ser el gran animador de la próxima campaña electoral. La ganadora es la esposa M general Powell, Alma, que parece haber influido decisivamente para que su marido evite los sacrificios personales y el riesgo físico de ser el primer negro con aspiraciones a ocupar la Casa Blanca.

Colin Powell aseguró que no será candidato a la presidencia ni a ningún otro cargo público el año próximo porque eso le exigiría "sacrificios y cambios" que no está dispuesto a hacer en este momento. El general retirado informó, sin embargo, que se incorporará a las filas del Partido Republicano y que trabajará por "hacer que el partido de Linco1n se aproxime de nuevo al espíritu de Lincoln".Colin Powell no quiso todavía dar su apoyo a ninguno de los actuales candidatos presidenciales republicanos en liza, pero dijo que seguirá dedicado a la actividad política y no descartó su candidatura para próximas elecciones. "El futuro es el futuro, y yo creo que he tomado la decisión adecuada en este momento", declaró.

"Continuaré hablando, de las preocupaciones diarias como lo he hecho en las últimas semanas. Intentaré encontrar caminos para ayudar a borrar la división racial que todavía existe en nuestro país", añadió Powell en una conferencia celebrada en un suburbio del norte de Virginia próximo a la ciudad de Washington.

El general que ganó fama internacional y ascendió a la categoría de héroe nacional por su triunfo en la guerra del Golfo insistió en que la decisión anunciada ayer responde únicamente a su voluntad de preservar su intimidad y la de su familia. Pero aseguró que no está motivada porque sienta que existe una amenaza contra su vida.

La esposa de Powell había manifestado en anteriores declaraciones que la vida de su marido podría estar en peligro por el hecho de ser negro. "Hay mucha gente loca por ahí", había declarado en una entrevista a la televisión. Alma Powell añadió ayer al respecto: "Todo el mundo conoce mis preocupaciones, pero esto no ha sido parte de esta decisión".

Según personas del entorno íntimo de Powell, el asesinato del primer ministro israelí Isaac Rabin, el pasado sábado, hizo crecer los temores de la señora de Powell e inclinó finalmente la balanza en contra de la candidatura presidencial.

Tan importante como la opinión familiar ha sido la campaña que la derecha republicana, fuertemente implantada ahora en la dirección del partido, había organizado ya en contra del antiguo jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de EE UU.

Las posiciones expuestas por Powell a favor de mantener la legalidad del aborto, las programas de discriminación positiva para las minorías (conocidos como afirmative action) y de un cierto control sobre las armas de fuego, se alejan considerablemente de la línea dominante entre los republicanos y amenazaban con abrir una profunda división en el seno de ese partido.

Oposición republicana

Algunos de sus principales dirigentes, como Pat Buchanan, habían prometido que Powell jamás obtendría la denominación republicana. A pesar de esta inquina de algunos, otras figuras conservadoras, como William Bennett y Jack Kemp, apoyaban al general como la última esperanza para evitar la excesiva derechización del Partido Republicano y para derrotar a Clinton, quien a través de un portavoz dijo comprender la decisión de Powell de no disputar la carrera hacia la Casa Blanca. "El presidente sabe que la decisión de optar a la presidencia de Estados Unidos es una de las más difíciles que un ser humano puede adoptar", señaló el portavoz.

Bob Dole, el candidato republicano con más posibilidades en la actualidad, expresó también su "gran respeto y admiración" por Powell, de quien dijo que "ayuda a ampliar la base del Partido Republicáno". Pero nadie duda que Dole se ha alegrado de la decisión de Powell, que le batía ampliamente en todas las encuestas conocidas hasta ahora.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de noviembre de 1995

Más información

  • La decisión del ex jefe militar responde a su voluntad de preservar su intimidad