ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 29 de julio de 1995

El PNV pide a la jerarquía católica que tenga en cuenta las 'peculiaridades vascas' al nombrar al nuevo obispo de Bilbao

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) ha entrado de lleno en el debate sobre cuál debe ser el perfil de los obispos que tomen el relevo al frente de las diócesis vascas. La ejecutiva vizcaína del PNV hizo ayer un llamamiento a la jerarquía de la Iglesia católica para que "tenga muy en cuenta las peculiares características históricas, lingüísticas, culturales y socio-económicas" de la sociedad vasca antes de designar al prelado que sustituya al obispo de Bilbao, Luis María Larrea. El responsable de la diócesis de Vizcaya espera su sustitución desde hace más de dos años, cuando, al cumplir los 75 años, presentó la dimisión. En la misma situación se encuentra el obispo de Vitoria, José María Larrauri.El PNV señala en la misma dirección que otros órganos consultivos de la diócesis y colectivos de sacerdotes de Vizcaya, que han manifestado su preferencia por que la designación de obispo recaiga sobre un sacerdote que ya conozca la Iglesia vasca y no imponga un cambio de rumbo en las relaciones que hasta ahora han mantenido las diócesis del País Vasco y Navarra entre sí. Tampoco se ha ocultado el deseo de que el nuevo obispo sea capaz de utilizar los dos idiomas de la comunidad, el euskera y el castellano.

El PNV entiende que no puede sentirse ajeno ante la elección del futuro titular de la diócesis de Bilbao. Según una nota difundida ayer, se trata de que la designación del nuevo obispo contribuya a aglutinar las sensibilidades existentes, "evitando de esta manera posibles crispaciones, que en nada contribuirían a mejorar el nivel de sosiego y de paz que todos necesitamos".

El debate sobre la necesidad de elegir a un sacerdote vasco para ocupar el puesto de los obispos dimisionarios de Bilbao y Vitoria, se ha vuelto a reavivar en las últimas semanas ante la difusión de informaciones que señalaban al actual obispo de Palencia, Ricardo Blázquez, como principal candidato para dirigir la Iglesia de Vizcaya.

Juan María Uriarte, obispo auxiliar de Larrea durante años, era el candidato natural a la sucesión. Pero el traslado de Uriarte a Zamora truncó este relevo incluso antes de que Larrea llegara a la edad del retiro. El Consejo Pastoral Diócesano -un órgano consultivo con numerosa representación de sacerdotes y laicos-, reclamó el derecho de la Iglesia local a ser escuchada en la renovación de los dirigentes y elaboró el perfil del candidato idóneo. En líneas generales, pedían un hombre con carisma, capaz de trabajar en estrecha colaboración con las otras diócesis vascas y comprometido con la pacificación de Euskadi. En concreto, se presentó ante la jerarquía eclesiástica una terna de candidatos formada por Ángel María Unzueta, Andoni Gerikaetxebarría y José Antonio Pagola. La propuesta no recibió respuesta alguna.

El pasado mes de marzo, el delicado estado de salud de Larrea, de 77 años de edad, empujó a un grupo de sacerdotes de la margen izquierda del Nervión a denunciar ante el Papa y la Conferencia Episcopal Española al nuncio en España, Mario Tagliaferri, por el "trato inhumano" dispensado al obispo de Bilbao, al prolongar sus responsabilidades en la diócesis. Después de esperar dos años, los sacerdotes pedían el relevo urgente de Larrea.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana