Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El padre biológico del niño probeta negro, gemelo de otro blanco, es informado del 'incidente' por el hospital

Los progenitores de los bebés de distinta raza han necesitado terapia psicológica

El hospital universitario de Utrecht ha informado al posible padre biológico del niño negro nacido en una pareja de raza blanca, en Holanda, de su participación en el incidente. Lo que el hospital de Utrecht denomina "incidente" fue una fecundación in vitro errónea tras la que la citada pareja de raza blanca concibió dos gemelos: el uno nació de raza blanca y el otro negro.El matrimonio formado por Wilma, de 33 años, y Willem Stuart, de 40, que habían intentando durante más de cinco años engendrar sin éxito un hijo, acudió a someterse a una inseminación artificial al hospital universitario de Utrecht. En el mes de marzo de 1993 Wilma dio a luz a dos pequeños a los que llamó Teun y Koes. Pero mientras Teun era rubio y de grandes ojos azules, Koes resultó de pelo rizado y raza negra. En una entrevista concedida al diario holandés Het Parool, Wilma asegura "al principio Koes era un poco más oscuro que Teun pero ocho semanas después era tan evidente que me dije: 'Esto no puede ser'".

Los Stuart viven en una pequeña localidad cerca de la frontera alemana. Para evitar ser objeto de más especulaciones pasó algún tiempo antes de que la pareja permitiera tocar el tema a su ginecólogo. Él mismo fue quien hizo saber al hospital que albergaba serias dudas sobre el origen genético de uno de los pequeños.

En noviembre pasado, una posterior prueba de ADN demostró que el niño de raza negra era de la madre pero no del hasta entonces supuesto padre. Según ha explicado Willem, a consecuencia del impacto del descubrimiento ambos han estado sometido a tratamiento con un psicoterapeuta. "En el primer momento nos asaltó el temor de que el padre biológico pudiera reclamar al niño", explica Wilma. "Ahora creemos que es mejor saberlo por el interés del niño".

La dirección del hospital, que ha admitido desde el primer momento que el óvulo de Wilma fue fecundado in vitro con esperma de dos personas distintas, no se aventura todavía a explicar cómo ocurrió. Anke Lews, portavoz del centro médico, admite que podría deberse a que en la manipulación del semen se utilizara una pipeta usada en otra inseminación anterior.

Las especulaciones apuntan, a que un hombre de raza negra procedente de Aruba (Antillas Holandesas) pueda ser el padre biológico. La portavoz ha manifestado que tienen base para saber quién es aunque prefieren respetar por el momento su intimidad. Según Lews el hospital ha contactado con él y le ha hecho partícipe de sus dudas. "En ningún caso le vamos a obligar a someterse a pruebas de ADN que determinen con seguridad su paternidad, le apoyamos y será él mismo quien, tras valorar las consecuencias, decida lo que quiera hacer".

Wilma y Willem, mientras tanto, han decidido no hacer más declaraciones y dejar las cosas en manos de su abogado.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de junio de 1995