ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 8 de junio de 1995

La televisión influye en el rendimiento escolar

Un estudio efectuado en Estados Unidos sobre los efectos de la televisión en los niños ofrece pruebas de que lo que ven éstos en sus casas antes de ir a la escuela es determinante para su rendimiento escolar. Serán lo que vean: las opciones ante el televisor son opciones de futuro.El estudio, realizado por dos veteranos investigadores en este campo, Aletha C. Huston y John C. Wright (de la Universidad de Kansas) es producto de un seguimiento de las conductas de centenares de niños ante el televisor durante tres años. Resultados: que aquellos niños que han visto con regularidad programas educativos como Barrio Sésamo les fue mejor después en el colegio que los que pasaban horas ante los dibujos animados o los seriales de la programación adulta.

"Se critica a los padres por usar la televisión como niñera. Pero necesitamos niñeras, la cuestión es tener buena o mala", explica Huston.

La televisión no destruye potenciales lectores. Pero no todos los programas fomentan la lectura. Siempre según Huston y Wright, los niños que veían Barrio Sésamo pasaban después más tiempo leyendo que los entregados a los dibujos y al puro entretenimiento. "La buena televisión recluta lectores. Y la buena noticia es que la televisión ya no es una tierra estéril. Tiene algunos recursos naturales", afirma John Wright.

El estudio llega justo cuando los conservadores norteamericanos pretenden acabar con las subvenciones a la televisión pública, la cuna de Barrio Sésamo. Una de las conclusiones importantes es que la programación educativa es tanto o más importante en el caso de familias con ingresos bajos, que son los que pasan más horas ante el televisor y las que necesitan ayuda para preparar la escuela.

Según Aletha y Wright, los niños norteamericanos ven entre dos y tres horas diarias de televisión, pero esta cifra varía enormemente de un niño a otro, aunque la cantidad de televisión que ve cada niño permanece bastante estable. Empiezan pronto y es el primer remedio de los padres para distraer a sus hijos y quitárselos de encima. Las horas pasadas ante el televisor aumentan rápidamente durante los años de preescolar, baja ligeramente a continuación (en torno a los seis años) y aumenta hasta alcanzar un punto máximo en la primera adolescencia (en torno a los 12 años).

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana