Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El republicano Dole entra en la carrera electoral para ganar la Casa Blanca

El senador Robert Dole dejó testimonio de su veteranía, experiencia y rectitud, tanto en su vida política como personal, al anunciar ayer formalmente su entrada en la carrera electoral por la denominación republicana a la presidencia de Estados Unidos.Con 71 años, el senador Robert Dole es el candidato de más edad que aspira a la Casa Blanca. Y en éste su tercer intento de ser presidente, es también el candidato republicano con más posibilidades. Tanto, que a año y medio de las elecciones, la campaña electoral parece ya un mano a mano entre Dole y el presidente Bill Clinton.

Robert Dole, que presentó oficialmente su candidatura en su tierra natal de Kansas, recordó insistentemente su pasado militar en la campaña italiana, durante la II Guerra Mundial, donde fue herido tan gravemente que cuando regresó a casa ni su propia madre pudo reconocerle. Esas heridas, que le dejaron paralizada para siempre su mano derecha, serán reiteradamente exhibidas en los próximos meses en contraste con el vacío historia¡ militar de Clinton, quien se negó a acudir a la guerra de Vietnam.

"Igual que me ayudaron a mí a restaurar mi espíritu después de un gran reto, yo he dedicado mi vida a restaurar el espíritu de, Estados Unidos. Y así, templado por la adversidad, reforzado por la experiencia, conocedor del mundo tal como es y confiado en que todavía puede ser mejor, he venido a Kansas para anunciar que soy candidato a la presidencia de Estados Unidos", manifestó Dole.

Cuarenta años de política

Robert Dole está dedicado a la actividad política desde hace 40 años y lleva más de treinta en diferentes cargos en Washington. Es, por tanto, un claro representante del sistema político. Eso le coloca en ventaja frente a un presidente que en sus primeros años de mandato ha cometido errores propios de la inexperiencia. Pero, al mismo tiempo, su pasado no sintoniza bien con la nueva corriente republicana que consiguió la victoria en las elecciones legislativas de noviembre de 1994.

El senador Dole manifestó en su discurso de ayer que se siente parte de ese movimiento conservador y que comparte sus ideas. Incluso atacó al presidente Clinton por su resistencia a los cambios. "En 1992", dijo, Bill Clinton hizo campaña como el candi dato del cambio. En 1996 buscará la reelección como un candidato dedicado a impedir el cambio a toda costa".

Sin embargo, la actitud de Robert Dole en los últimos meses contradice esas palabras. El Senado de Estados Unidos, controlado por Dole, no ha seguido por el momento los cambios radicales aprobados por Newt Gingrich y la Cámara de Representantes. Frente a los propósitos del denominado Contrato con América, Dole ha aparecido como un moderado y un tímido reformista.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de abril de 1995