Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro cree que su visita a Francia pone fin al bloqueo de Cuba

"Esta mañana, al pisar suelo francés, me he dicho que se había acabado por fin el apartheid impuesto sobre Cuba, durante 36 años, por los occidentales". Eso dijo el líder cubano, Fidel Castro, al presidente francés, François Mitterrand, durante la entrevista privada que ambos mantuvieron ayer en el palacio del Elíseo. Fue el portavoz de Mitterrand, Jean Musitelli, quien hizo pública la frase. Castro inició ayer su primera visita a Francia, donde fue recibido con todos los honores, pese a las protestas de opositores cubanos.

Fidel Castro llegó a París a primera hora de la mañana y se instaló en el palacete de Marigny, que utilizará como residencia oficial durante los tres días de su estancia en Francia. Desayunó en Marigny con su amiga Danielle Mitterrand, esposa del presidente e inspiradora del viaje, y almorzó con François Mitterrand. Para acudir al palacio del Elíseo, Castro cambió su habitual vestimenta militar por un traje azul oscuro. Con la guardia formada, música militar y alfombra roja, el presidente francés recibió en la puerta a su invitado y le dio un largo apretón de manos. Tras el almuerzo, ambos dirigentes se reunieron en privado durante media hora.La visita de Castro a Francia suscitó protestas de grupos cubanos de oposición y de organizaciones defensoras de los derechos humanos. Aunque la invitación formal al dirigente cubano procedía de la Unesco (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura); donde por la tarde pronunció un discurso, y no de las autoridades francesas, Mitterrand minimizó el domingo la importancia de las protestas: si sólo se pudiera recibir a personas respetuosas de los derechos humanos, dijo el presidente, "no veríamos por aquí a demasiada gente".

Derechos humanos

Jean Musitelli, portavoz del Elíseo, señaló que la cuestión de las libertades y los derechos humanos fue abordada ayer por Mitterrand, durante su conversación a solas con Fidel Castro. El presidente francés expuso igualmente a su invitado su oposición al bloqueo impuesto sobre Cuba por Estados Unidos. Mitterrand y Castro sólo se habían encontrado personalmente una vez, en 1974 en La Habana, hasta que ambos coincidieron el sábado pasado en la cumbre de Copenhague.

Fidel Castro se interesó por cómo había resuelto Francia sus problemas energéticos, según comentó uno de los invitados, el senador Claude Estier. "El presidente cubano se mostró muy sorprendido cuando Mitterrand le explicó que toda la electricidad que se produce en Francia es de origen nuclear", aseguró el senador.

Después de la comida, Castro acudió a la sede de la Unesco donde pronunció un largo discurso en el que denunció de nuevo el bloqueo impuesto sobre Cuba y las penurias que acarreaba sobre la población.

Manifestación de opositores

En las cercanías del edificio de la Unesco se manifestaron varias decenas de opositores cubanos, reclamando la libertad de los presos políticos en la isla (entre 300 y 400, según Amnistía Internacional) y protestando contra la estancia de Fidel Castro en París.

Después de su discurso y de una breve reunión con el director general de la Unesco, el español Federico Mayor Zaragoza, el dirigente cubano fue recibido en la Asamblea Nacional, donde visitó el hemiciclo y la biblioteca y se entrevistó con un grupo de diputados.

La visita a Francia del dirigente cubano cobrará, a partir de hoy, un cariz económico. Castro busca inversores extranjeros para superar la durísima situación de desabastecimiento sobrevenida en la isla al cesar los suministros soviéticos, y dedicará la segunda jornada de viaje a reuniones con miembros de la Confederación Nacional de Empresarios Franceses.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de marzo de 1995

Más información

  • Mitterrand se reúne con el presidente cubano