ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 26 de enero de 1995

El Servicio de Aduanas descubre una mafia china en el contrabando de tabaco

Madrid

La mafia china también echa humo. Por primera vez, el Servicio de Vigilancia de Aduanas (SVA), m dependiente de la Agencia Tributaria del Ministerio de Economía y Hacienda, ha detenido a un ciudadano chino como integrante de una red de contrabando de tabaco rubio en grandes cantidades para distribuirlo en Madrid. La detención se produjo en San Sebastián de los Reyes. La mercancía incautada, 101.500 cajetillas de las. marcas Camel, Marlboro y Wínston -los cigarrillos más solicitados del mercado-, constituye el mayor alijo de los últimos ocho años interceptado en Madrid, y el más importante en España desde septiembre de 1993.

El alijo está valorado en 30.450.000 pesetas, según Aduanas. Todas las cajetillas estaban destinadas al menudeo callejero de tabaco que abunda en las zonas más transitadas de Madrid, del que se vienen encargado últimamente numerosas personas de origen oriental. Cada cajetilla se suele vender a 200 pesetas (en los estancos cuestan 300 pesetas).

La operación se desarrolló el pasado martes en el Polígono Sur, de San Sebastián de los Reyes (54.291 habitantes). Después de varios días de investigación, los agentes de paisano detuvieron a Waw Zhao, un ciudadano chino de 31 años, cuando salía de la nave 56 conduciendo un Opel Corsa. En el maletero del turismo se descubrieron 1.550 cajetillas. Cuando los agentes entraron en la nave encontraron el almacén clandestino cargado de tabaco.

En la nave hallaron 101.500 cajetillas empaquetadas en 203 cajas, distribuidas en estanterías. Sólo un 10% de los paquetes estaba oculto por lonas. Cuatro de las cajas se hallaban vacías de tabaco, presuntamente distribuido con anterioridad.

Hasta ahora, cinco grandes organizaciones de estructura piramidal controlaban el contrabando en la región de Madrid, según Aduanas. Pero, en ninguna de estas plantillas se habían encontrado conexiones con miembros de las mafias chinas que operan en la región.

El ciudadano chino detenido no es una de la cabezas del nuevo dragón descubierto. "Los organizadores de esta red aún están por descubrir, el hombre detenido era, un mero distribuidor", indicó un miembro del servicio de Aduanas. Las investigaciones prosiguen: "Pronto podría quedar desmantelada esta mafia". El cerco a esta red comenzó tras la proliferación de la venta de cajetillas en el metro. La ejecución de estas tareas por inmigrantes chinos permitió al departamento de Aduanas iniciar las investigaciones. "Se había detenido a vendedores orientales, pero no llevaban nunca encima cartones suficientes como para encarcelarles", explicó una fuente del Ministerio de Economía y Hacienda.

PASA A LA PÁGINA 3

Las cajetillas intervenidas procedían de Andorra

VIENE DE LA PÁGINA 1

Según el Servicio de Vigilancia Aduanera, la mercancía interceptada procede de Andorra, base del contrabando de tabaco que se distribuye por España. Desde el Principado, miles de cajas se venían introduciendo en Madrid desde hace meses. La Comunidad de Madrid es el punto final de esa ruta del tabaco de contrabando. En los dos últimos años, el Servicio de Vigilancia Aduanera ha comprobado en Madrid capital un aumento espectacular de la venta callejera de cajetillas cigarrillos de contrabando.

Ante esta proliferación, el Servicio de Vigilancia, que disponía de 40 funcionarios para toda la región, llegó el verano pasado a un acuerdo de colaboración con policías locales de la región para atajar el menudeo de tabaco.

La venia de cigarrillos de contrabando se había convertido en uno de los negocios de futuro de las organizaciones ilegales chinas asentadas en Madrid. Su introducción en el sector y su progresiva expansión coincide con el fin del crecimiento de los restaurantes chinos, tras largos años de, proliferación.

Ahora la nueva fuente de ingresos tiene forma de cajetilla. y se prodiga esta actividad ilegal en los distritos de Vallecas, Centro, Ciudad Lineal y Chamberí, y en las estaciones subterráneas de Callao, Guzmán el Bueno, Lavapiés, Diego de León y Avenida, de América. La escena se repite con asiduidad en localidades como Alcorcón, Fuenlabrada, Leganés y Alcalá de Henares.

Alijo en la mochila

La venta de tabaco ilegal la efectúan, por lo general, grupos de cuatro a seis personas. El jefe de la cuadrilla guarda el cargamento de tabaco en una mochila o en una maleta. El resto de los chinos, que trabajan a distancia del cabecilla, llevan un sólo cartón, según la descripción policial.

Cuando han vendido su contenido buscan otro cartón, que les entrega a escondidas el jefe. De este modo, en caso de detención, a los vendedores sólo se les decomisa, como máximo, una cantidad demasiado pequeña para que la venta sea considerada como delito.

El último gran alijo de tabaco intervenido en la Comunidad de Madrid es de hace más de tres años, el 11 de enero de 1992. En un almacén clandestino de Fuenlabrada se descubrieron 100.000 cajetillas de tabaco. La mercancía ilegal estaba camuflada entre bolsas de patatas fritas.

La mayor parte del tabaco de contrabando procede de Holanda, donde se hallan los almacenes francos de las grandes compañías estadounidenses. Otros puntos de salida de tabaco son los países del Este -básicamente, Rumania, Hungría y Bulgaria- y Andorra, según explica el Servicio de Vigilancia Aduanera.

Desde enero de 1993 hasta marzo de 1994 fueron incautadas en Madrid 2.344.668 cajetillas, con un valor de 594 millones de pesetas.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana