Salvaje parricidio en Alemania

Un inmigrante kazajo que residía desde hace dos años en la localidad alemana de Osnabrück acuchilló ayer a sus cinco hijos, de edades comprendidas entre 13 y cuatro años, antes de suicidarse. El parricida, de 35 años, cometió el salvaje crimen porque su esposa había decidido abandonarle, según informaron fuentes policiales.-

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de enero de 1994