ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 12 de diciembre de 1993
CARTAS AL DIRECTOR

Artistas plásticos

El Pasado día 6 de diciembre aparecían en este diario las opiniones de la galerista Nieves Fernández, sorprendida porque, en algunos puntos del manifiesto de Zaragoza, los artistas plásticos parecían haberse olvidado de museos, galeristas o coleccionistas. Nos situaba también a los pintores y escultores como "afortunados" dentro del mercado en comparación con los músicos y poetas.Supongo que es sabido que desde las esferas privadas del mercado del arte se cultiva el poder como objetivo para mantener y ampliar sus intereses privados, creando una red de influencia que funciona por los circuitos y escaparates nacionales e internacionales, colocando y publicitando una jerarquía de luces y sombras no ajustadas siempre a la realidad artística.

Desde los museos y entidades públicas de carácter cultural no se diseña ni se ejecuta una actuación independiente o complementaria de aquella que sirve a los intereses privados. Sí existe, sin embargo, una utilización de los ecos privados y de los artistas para ilustrar los currículos de estas mismas instituciones.

Para ser más justa y objetiva, Nieves Fernández podría habernos comparado profesionalmente con otros colectivos no creadores. Dígame, si no, cuántos electricistas, bedeles, directores de museos o fontaneros desarrollan su profesión sin vivir de ella. Pues bien, desde el mercado del arte, y también desde las instituciones se llega a presentar lo carencial como normal y lo normal como extraordinario, hasta el extremo de que, desde determinados eventos culturales, se sitúan las adquisiciones de obras de arte como sucedáneos de premios. ¿Es un premio que un director de museo cobre su sueldo?

No se engañe la gente, los artistas no son sólo los cuatro privilegiados que aparecen con más frecuencia en los medios de comunicación. Ya es hora de que está sociedad empiece a aflojar la discriminación que existe contra el colectivo de artistas. Los artistas plásticos deberíamos tener un puesto en nuestra sociedad a la misma edad que los políticos, empresarios y trabajadores, sin esperar a que nos recuperen en nuestra vejez o después de muertos.

Sería inteligente que más allá de galerías de arte y museos nos permitieran cumplir nuestro papel, entre otras cosas porque sería rentable para todos.-

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana