ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 8 de febrero de 1993

Una embarazada de quintillizos dará a luz trillizos tras serle eliminados dos embriones

  • La mujer se había sometido a un tratamiento de fertilidad

María Belén Martínez dará a luz dentro de un mes trillizos, después de someterse! a una intervención de reducción de embriones. La joven, de 24 años, recibía un tratamiento de fertilidad y al quinto mes quedó embarazada de quintillizos. 'Tos médicos me dijeron que los podía perder, y ante eso decidimos perder dos y no los cinco", afirma María Belén, que rechaza, al igual que los médicos, que se trate de un caso de aborto. Un 75% de los trillizos sobreviven y apenas el 40% de los cuatrillizos llegan a término. La mayoría de los quintillizos se malogran a mitad de la gestación.

María Belén Martínez estaba sometida a un tratamiento de fertilidad porque no ovulaba con regularidad, cuando al quinto mes tuvo una ovulación múltiple y quedó embarazada de quintillizos. "Cuando me dijeron que tenía quintillizos", señala María Belén,"me quedé en blanco, no podía reaccionar".Dada la ínfima probabilidad de que la gestación prosperara, según los especialistas que la atienden en Alicante, éstos la propusieron que se sometiera a una revolucionaria técnica de reducción de embriones, que se practica sin necesidad de cirugía, para no poner así en peligro la vida de todos los embriones y la suya propia.

Rafael Bernabeu, el ginecólogo que practicó la intervención, afirma que la reducción de quintillizos a trillizos no fue en ningún momento un capricho médico ni de los padres. "Para nosotros, un embarazo de cinco es un naufragio, un error, algo indeseable, sobre todo cuando sabemos que no van a llegar a término todos los embriones. Redujimos a tres porque hay garantías de que todos sobrevivan, de que puedan llegar a la madurez fetal y se pueda dar lugar a niños sanos".

Bernabeu, miembro de] equipo del Instituto de Fertilidad y Ginecología de Alicante, que atiende a María Belén, afirma que si los padres hubieran pedido una reducción mayor de embriones se hubiera negado, "porque nosotros hemos de velar por el derecho de los no nacidos".

Sin cirugía

La intervención se realizó en septiembre del pasado año, con una técnica denominada de punción-aspiración, que no requiere cirugía. "Se introduce una aguja de dos milímetros de espesor", explica el doctor Bernabeu,"que punciona y entra al saco ovular. Se aspira el líquido amniótico, con lo que el embrión ya no es evolutivo". Todo el proceso se visiona por medio de una ecografía. vaginal a través de una pantalla.El doctor Bernabeu reconoce que esta intervención tiene sus riesgos, ya que tan sólo una fina membrana separa los embriones, que se hallan unidos como si de una cadena se tratara. A pesar de ser ésta la primera embrio-reducción realizada en Alicante, ha sido todo un éxito. Los padres esperaron una semana por si la mujer perdía. de forma natural algún embrión. Al no ser así, firmaron un contrato por el que asumían todos los riesgos de la embrio-reducción, coloquialmente conocida como un aborto parcial.

María Belen Martínez y su marido, Javier Sánchez, casados hace casi tres años, Insisten en que no fue un capricho tener sólo trillizos. "Los médicos me dijeron que los podía perder, y ante eso decidimos perder dos y no los cinco". Su marido, que está muy satisfecho con el trato recibido por el equipo que atiende a su mujer, asegura que estaban dispuestos a tener los cinco bebés, pero desistieron ante los graves riesgos que ello comportaba. Ambos se definen como católicos.

Dos niñas

Según el doctor Bernabeu, además de la posibilidad de un aborto total a mitad de la gestación, las mujeres con embarazos múltiples que no llegan a término pueden padecer desprendimientos de placenta, rotura uterina y problemas cardiovasculares y respiratorios.En la actualidad no existe ningún fármaco de estimulación ovárica que permita ovular un solo ovocito, según Rafael Bernabeu, ya que más de un folículo responde a la medicación y por tanto están en condiciones de ser fecundados. Así se producen los embarazos múltiples.

En el caso de María Belén Martínez, gestó cinco embriones, a pesar del control médico y del bajo riesgo del fármaco, un compuesto hormonal, que se le administraba. María Belén, que se someterá dentro de un mes a una cesárea, dice encontrarse muy bien.

Según el informe del ginecólogo que la atiende, Francisco Sellers, los fetos tienen un cierto retraso en el crecimiento. Según las ecografías, María Belén ya tiene claro que alumbrará dos niñas. El sexo del tercer bebé todavía no se ha podido precisar. Pero, de todos modos, confiesa que ya tiene preparadas las tres cunas.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana