Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Edhasa reorganiza su plantilla y reduce novedades como reacción a la crisis

Editorial Edhasa ha reorganizado su plantilla, traspasando parte de sus empleados a la distribuidora Melisa, como reacción ante la crisis del libro, que ha sido particularmente dura en 1992. La editorial contempla, por otra parte, reducir su producción en catalán y el número de novedades en general, que serán 30 en 1993, frente a las 45 del pasado año. Otro síntoma de las dificultades que atraviesa la empresa es la marcha de Ediciones Minotauro, que compartía infraestructura con Edhasa y cuyos libros distribuirá Plaza & Janés en exclusiva a partir de marzo. Minotauro es uno de los sellos de literatura fantástica más prestigiosos e influyentes en España y Latinoamérica."Lo que sucede es que Edhasa tenía hasta ahora una distribuidora, Melisa, y tenía además un equipo de ventas propio para distribuir sus libros en Barcelona y Madrid", señala Jordi Nadal, gerente de Edhasa. "Con la marcha de la editorial Minotauro hemos tenido que reorganizar el departamento comercial, ya que resultaba demasiado caro. El departamento comercial (cinco o seis empleados) se integra, pues, en Melisa, que quedará como único distribuidor". "En 1993 se tiene que ser muy prudente, mucho más selectivo", añade Nadal, "porque es cierto que la situación del mercado es en general muy dura".

Ante el planteamiento de que hay un exceso de novedades en el mercado, Edhasa ha optado por reducir el número de novedades anuales, que pasa de 45 a 30. Las 14 colecciones que existían anteriormente pasan a ser cinco.

"Soy optimista, de todos modos", puntualiza Nadal, "porque lo bueno de las crisis es que te obligan a reaccionar y a pensar en soluciones imaginativas; además, en 1992 facturamos más que el año anterior".

Una de las soluciones adoptadas por Edhasa en los últimos tiempos ha sido la de volver a poner en circulación, a precios reducidos, la gran cantidad de libros en catalán que tenía en sus almacenes. "Reconocemos que nos equivocamos en la tirada, y bajamos los precios como promoción", señala Nadal, que agrega: "En el futuro pensamos frenar en las ediciones en catalán".

Salida de Minotauro

Por su parte, Francisco Porrua, editor de Minotauro, dice que la razón de su marcha de Edhasa responde a "la falta de apoyo" de ésta a Minotauro en los últimos tiempos, motivada por "falta de medios". "Es una cuestión puramente comercial: quiero una distribución mayor, y Plaza & Janés me la brinda", señala. El editor indica también que los "problemas de producción" de Edhasa han significado que se suspendiera la publicación de diversos libros programados por Minotauro.Minotauro y Edhasa han colaborado durante años, lo que se explica porque los propietarios de Edhasa -Editorial Suramericana- son socios de Porrua en Minotauro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de enero de 1993