ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 16 de enero de 1993

Los ultimos hallazgos cambian radicalmente la imagen popular de los antiguos mayas

Una civilización innovadora, dotada de una compleja estructura social, emerge de las ruinas

Excavaciones más profundas, recientes hallazgos significativos como los de Caracol (Befice, Centroamérica), la revisión de las viejas interpretaciones y el desciframiento de jeroglíficos están permitiendo a los arqueólogos confirmar una imagen radicalmente nueva y sorprendente de la civilización de los antiguos mayas y su colapso. El histórico pueblo precolombino aparece como una sociedad estructurada más ricamente de lo que se imaginaba con anterioridad. Ya no es idealizado como un pueblo de -romántico misterio y excepcionalmente pacífico: sus reyes hicieron de las sangrientas guerras die conquista una costumbre.

más información

La agricultura de los mayas no era tan primitiva, ya que practicaron los cultivos intensivos para alimentar grandes poblaciones urbanas. Su arte y su tecnología no derivaban necesariamente de las poderosas culturas del templado México central. Por sí mismos, los mayas desarrollaron una civilización innovadora y vibrante en las tierras bajas tropicales.Ahora, se acumulan las pruebas que avalan una transformación radical en nuestra visión de la antigua cultura maya. Los mayas no tenían una invariable estructura social simple dividida de forma abrupta entre gobernantes y nobles en lo alto y la multitud de campesinos trabajadores pobres. Al tiempo que prosperaban algunos reinos, según revelan nuevas excavaciones, el hueco entre estos dos grupos dispares se empezó a llenar con una clase media creciente.

Algunas de las pruebas más persuasivas de la existencia de una clase media maya surgieron el año pasado de las tumbas y ruinas de Caracol, que fue la capital de uno de los reinos mayas más grande en lo que en la actualidad es Belice. Los arqueólogos afirman que han sido encontradas pruebas parecidas en puntos de Guatemala y en Yucatán, México.

Los nuevos hallazgos no sólo ponen en entredicho las ideas convencionales respecto a una sociedad maya rígida y dividida en dos clases, sino que también socavan la creencia ampliamente extendida ,de que el colapso de la civilización maya clásica fue ocasionado, en parte, por el amplio abismo abierto entre gobernantes y gobernados, que condujo a una revuelta.

La clase media de Caracol

En un anuncio de sus más recientes estudios sobre Caracol, los doctores Arlen F. Chase y Diane Z. Chase, arqueólogos de la Universidad Central de Florida, en Orlando, han dicho que un examen de las prácticas de enterramiento y talleres y viviendas no nobiliarios mostró la presencia en la ciudad de una clase media grande y floreciente desde el 550 al 900 después de Cristo. Como poco, concluyen, la -élite y los plebeyos de Caracol estaban más cerca en esa época. "Había un gran grupo medio que vivía en gran medida de la forma que pensamos que debía estar reservada a la nobleza", afirma Diane Chase; "de esto no tenemos ninguna duda".Los Chase -un equipo formado por un matrimonio y otros expertos advierten que no debe equipararse la situación maya con la situación económica y política de las modernas clases medías, Tampoco hay pruebas claras de que hubiera mucha movilidad social en Caracol. Parece ser que los miembros de este grupo intermedio eran funcionarios, jefes de taller, guerreros sobresa clientes y artesanos habilidosos. El doctor Jeremy A. Sabloff, un especialista en los mayas de la Universidad de Pittsburgh, describió los descubrimientos de Caracol como "parte de un cambio total en la arqueología maya, en el que la gente ve que los viejos y simples modelos no son suficientes para explicar lo que se está encontrando en las excavaciones".

El doctor David Friedel, un arqueólogo de la Southern Methodist University de Dallas, afirmó que las nuevas investigaciones están ofreciendo pruebas de que "había divisiones sociales por debajo del nivel de los reyes en todas las capitales bien documentadas". Uno de los retos para los arqueólogos y estudiantes de jeroglíficos mayas, afirmó Friedel, era entender los símbolos de poder utilizados por los muy distintos rangos sociales dentro de la élite e identificar los que estaban en el poder y la relación de los otros con'ellos. Los Chase sospechan que la. clase media de Caracol creció al amparo del éxito militar, comenzando en el 562 con la conquista de Tikal, otra importante ciudad-Estado maya enclavada en lo que hoy es Guatemala. La victoria trajo prosperidad y un rápido crecimiento de población, que los estudiosos ahora reconocen como una motivación para muchas guerras mayas en el periodo clásico, desde el año 250 después de Cristo al año 900. De un detallado estudio del emplazamiento de Caracol, que cubre 55 millas cuadradas, una extensa excavación, los Chase calculan que la población de la ciudad había alcanzado los 180.000 habitantes, haciendo de ella una de las más grandes de la historia maya.

En torno a. 70 tumbas han sido estudiadas en Caracol durante los últimos ocho años, incluidas dos tumbas reales intactas encontradas el año pasado. Una tumba, de la que se determinó una antigüedad de 1.600 años, contenía los restos de un gobernante y de otro individuo además de un gran número de vasijas de cerámica y joyas. Un texto pintado dató la construcción de la segunda tumba hacia el 686. Contenía los restos de cuatro miembros de una familia real, que descansaban en un suelo de yeso cubierto por escamas de jade.

"Esas dos tumbas fueron el argumento decisivo para nuestra hipótesis", afirmó la doctora Diane Chase. Antes de estos descubrimientos, la creencia ge,neralizada era que los mayas enterraban a sus gobernantes muertos y a las familias reales de forma significativamente distinta que al resto de la población. Por el contrario, la comparación de estas tumbas con las de los trabajadores muestra un conjunto de prácticas compartidas: el enterramiento de más de una persona en la misma cámara y el uso de idénticos materiales rituales.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana