ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 25 de mayo de 1992
CARTAS AL DIRECTOR

Fluoración del agua

Archivado en:

Sobre la actual controversia que se ha establecido entre los responsables sobre la fluoración o no del agua para el consumo público: ¡señores!, ¿cómo puede estar encima de una mesa, en espera de que unos cuantos decidan algo tan serio como la salud, la libertad y el derecho a la propia identidad? Por favor, esto no es serio. Seguramente habrá miles de personas que tendrán una boca perfectamente sana. ¿Por qué han de tratarse con un medicamento para protegerse de algo que quizá no padezcan nunca? ¿Cómo se puede pensar en hacer salir por el grifo un producto, y obligar así a que todo el mundo lo tome indiscriminadamente, sin saber si le es o no necesario?

No somos gregarios (aunque creo que a algunos les gustaría), y por ello, lo mismo que habrá ciudadanos necesitados de protegerse de las caries, los habrá propensos a la gripe o a las alergias; con ese criterio, podrían hacer salir por el grifo vacunas antigripales, antihistamínicos y, ¿por qué no?, anovulatorios, ¿no somos muchos?

La democracia debe educar en la libertad, no es un sistema para que cada cuatro años se desempolven las urnas y se pongan en la calle para llenarlas de votos. Eduquen, informen y dejen que cada individuo, con la ayuda del profesional (su médico en este caso), decida si debe tomar o no flúor, cada cuánto tiempo y en qué dosis; porque cada ciudadano es un individuo único, y su enfermedad y predisposición a padecerla debe ser tratada de forma personalizada.- escritora.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana