ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 7 de marzo de 1992

México investiga una red de tráfico de órganos humanos extraídos a niños

La policia mexicana ha iniciado una investigación sobre un posible tráfico de órganos humanos, presumiblemente dirigido por EE UU y extraídos a menores de edad, que son primero secuestrados de zonas pobres de este país y luego devueltos en lugares próximos a sus domicilios con cicatrices aparentes de haber sido sometidos a operaciones de cirugía. La mayoría de estos casos, cuyo número concreto no ha sido facilitado, se han producido en el Estado de San Luis Potosí.La alarma se ha extendido entre los habitantes del altiplano potosino, una de las zonas más pobres de México. Los menores desaparecen durante unos días y son devueltos en puntos no muy lejanos a sus domicilios, con señales diferentes en el cuerpo de haber pasado por algún quirófano clandestino. Los niños, aunque debilitados físicamente, no presentan síntomas que indiquen un deterioro grave de su salud, por lo que, a veces, sus familiares tardan algunos días en comprobar el verdadero origen de su desaparición.

Destinados a EE UU

La mayoría de estos niños, en un país como México en que el 24% de las familias rurales viven en niveles de indigencia, son parcos en explicar detalles a sus padres sobre su ausencia y proceden, por lo general, de familias de analfabetos, por lo que los mecanismos de denuncia no suelen funcionar con la misma rapidez que en zonas de alta concentración urbana.Un grupo de padres del altiplano ha puesto el caso en manos del gobernador de Potosí, Luis Martínez Corbalán, quien, tras comprobar la verosimilitud de las denuncias, ha ordenado una investigación policial y ha pedido refuerzos al Gobierno federal para acabar con las actividades salvajes de lo que se supone una banda criminal organizada, entre cuyos componentes podría encontrarse algún profesional de la medicina. Todas las sospechas apuntan a que los órganos infantiles extraídos son destinados al extranjero, muy probablemente a Estados Unidos.

Esta no es la primera vez que suceden casos como éste, ya que hace algunos años se presentaron denuncias similares precisamente en este mismo Estado, si bien nunca fueron capturados los autores de los hechos delictivos. La Secretaría de Educación llegó incluso a elaborar un manual de instrucciones en torno a la seguridad de los alumnos de las escuelas, ya que se pudo observar la presencia de sujetos sospechosos merodeando en torno a algunos complejos escolares del Estado de San Luis Potosi.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana