Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bush sufre otro castigo electoral en las primarias de Dakota del Sur

Cuando el general Augusto Pinochet perdió el referéndum en Chile, un periódico satírico de Santiago tituló Corrió solo y llegó segundo. Casi le ocurrió lo mismo al presidente norteamericano, George Bush, en las primarias del martes en Dakota del Sur, donde el electorado le castigó con un 31% de votos a favor de delegados no comprometidos, que es lo mismo, que decir en su contra.

Eso le pasó a pesar de ser el único candidato republicano en la carrera, ya que el nombre de su principal rival dentro del partido, Patrick Buchanan, no estaba registrado en estas elecciones. Bush ha perdido en Dakota del Sur tantos votos como en las anteriores elecciones de New Hampshire.La buena noticia para Bush fue que el ex presidente Ronald Reagan, con quien se entrevistó el martes en Los Angeles, decidió ayer hacer público su respaldo al presidente en esta campaña. "Apoyo la candidatura del presidente Bush por completo y haré todo lo que pueda para que sea reelegido", dijo Reagan para desmentir los rumores sobre que el ex presidente había decidido mantenerse al margen de la campaña, o incluso apoyar a Pat Buchanan, el hombre que le escribía los discursos durante algunos sus años en la Casa Blanca.

En el lado demócrata, el duelo entre los dos candidatos del Medio Oeste in ese Estado de su región se resolvió fácilmente a favor de Bob Kerrey, que obtuvo el 40% de los votos, lejos del 26% alcanzado por Tom Harkin. El tercer lugar lo ocupó Bill Clinton, con un buen 19%, mientras que el vencedor de New Hampshire, Paul Tsongas, se quedó en un decepcionante 9%. Con estos resultados, Kerriey sigue suponiendo todavía una amenaza para los dos principales contendientes demócratas, Tsongas y Clinton.

Asesores preocupados

Los asesores del presidente están preocupados por la dificultad que encuentran para hacer llegar a los electores la idea de que Bush está decidido a corregir la situación económica.

Aparentemente, el electorado no cree en las promesas de su presidente. El voto de Dakota del Sur es, en realidad, un mínimo exponente de lo que puede venir a continuación. El próximo martes Bush se tendrá que enfrentar de nuevo a Buchanan en el Estado de Georgia. Ahí, el comentarista conservador sí está trabajando a fondo para confirmar sus posibilidades. Una semana después se celebrará el famoso supermartes, donde el presidente no puede seguir dando esta imagen de debilidad.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de febrero de 1992

Más información

  • Bob Kerrey ganó fácilmente la consulta del lado de los demócratas