ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 3 de octubre de 1991

Garzón intercepta en Lisboa 430 kilos de cocaína para España

  • Portugal, nueva vía para la entrada de droga

El juez Baltasar Garzón ha asestado un nuevo golpe a las redes del narcotráfico. En esta ocasión, las policías española y portuguesa han realizado una operación conjunta que ha culminado con el decomiso de 430 kilos de cocaína que presuntamente iban a ser distribuidos en España. Según la policía, Portugal se está convirtiendo en una importante base. para los traficantes suramericanos. Esto puede ser consecuencia de la Operación Nécora, dirigida por el propio Garzón el año pasado, que permitió detener a varios narcos en Galicia.

Las investigaciones se iniciaron hace seis meses, cuando el Servicio Central de Estupefacientes tuvo noticias de la posible conexión de Eduardo Silva, dueño de un mesón de Madrid, con algunas de las redes de tráfico de drogas que operan en España.El seguimiento a que fue sometido el sospechoso, por orden del juez Garzón, condujo a comprobar que se relacionaba con la colombiana Lidia Wandurraga, considerada por la policía como el enlace de uno de los carteles del narcotráfico con los canales de distribución de cocaína asentados en Europa.

Las pesquisas llevaron posteriormente a Jesús Canuto, que realizó un viaje a Lisboa en un Renault 18 en el que se había practicado un doble fondo. Pero Canuto regresó a Madrid sin traer la droga, posiblemente porque el escondite resultó insuficiente, según informaron fuentes policiales.

Más tarde, Canuto alquiló una caravana con la que se trasladó de nuevo a Portugal. Esta circunstancia indujo a pensar que la red estaba planeando la introducción del alijo en nuestro país, por lo que Garzón mandó que el supuesto camello fuese seguido hasta Lisboa por dos agentes de la policía española.

La droga, procedente de Manaos (Brasil), había sido desembarcada cerca de Oporto. Dos brasileños y un portugués retiraron la mercancía unos días después de lo que tenían previsto, ya que no disponían de las 500.000 pesetas necesarias para abonar los gastos aduaneros. "Esto no es la primera vez que sucede", comentaron fuentes policiales, "ya que los jefes de las organizaciones suelen ser bastante usureros y mandan a sus empleados con el dinero muy justo".

Página 17

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana