ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 31 de diciembre de 1990

Defensa cifra en 1.500 millones el coste de los 532 tanques estadounidenses que recibirá a partir de 1992

  • Grecia, Bolivia y Pakistán se han interesado por los carros M-48 españoles que deben destruirse

El Ministerio de Defensa cifra en 1.500 millones de pesetas el coste de la operación de traslado y puesta en servicio de los 532 carros de combate M-60 de segunda mano que EE UU transferirá a España entre 1992 y 1994. En total son 5.000 los tanques estadounidenses que serán retirados de Centroeuropa, como consecuencia del tratado sobre fuerzas convencionales en Europa (CFE), y transferidos a varios miembros de la OTAN. Por su parte, algunos países, como Grecia e incluso Bolivia y Pakistán, se han interesado por recibir los 182 viejos tanques M-48 de los que el Ejército español debe deshacerse.

España recibirá 532 carros de combate de EE UU M-60 de segunda mano, de los que 260 son del modelo A-3 y los 272 restantes del A-1, más antiguo que el anterior. EE UU no cobrará nada por estos tanques, que de otra forma debería destruir, y se ha comprometido a dejarlos en condiciones mínimas de operatividad, lo que equivale a capacidad de movimiento y disparo.España, por su parte, deberá sufragar los gastos de traslado y puesta en servicio de los tanques.

En principio se pensó que NAMSA, la agencia de mantenimiento y suministros de la OTAN, se hiciera cargo del traslado de los carros. Sin embargo, la no pertenencia de España a dicho organismo planteaba problemas, por lo que finalmente se decidió que cada país asumiese su parte de la operación, aunque NAMSA la coordinara.

Según cálculos de la OTAN, el traslado de los 5.000 carros de combate costará unos 20 millones de dólares y su puesta a punto otros 100 millones más. Ello supone un gasto de 24.000 dólares (unos 2.300.000 pesetas) por cada M-60. La cantidad global por los 532 tanques rondaría los 1.500 millones de pesetas, en opinión de los expertos del Ministerio de Defensa, si se suman equipos auxiliares, repuestos, munición, mantenimiento, adiestramiento del personal y seguro. Esta cantidad estaría sujeta a variaciones, en función del estado real de los tanques, que sólo se conocerá tras revisarlos en profundidad. Algunos podrían incluso ser rechazados si el coste de su puesta a punto fuera demasiado elevado.

El Ministerio de Defensa tiene también el propósito de modernizar los tanques A-1, de características similares a los M-48, para dotarlos de las mejoras que incorporan los A-3, aunque no hay aún plazo para la misma.

Las primeras estimaciones apuntan a que el coste de la modernización oscilará entre 15.000 y 20.000 millones de pesetas. Este proyecto tendrá importantes repercusiones industriales, al permitir compensar en parte la renuncia definitiva a la producción de un carro de combate propio, el denominado Lince, incidiendo decisivamente sobre el futuro de las dos empresas del subsector: Santa Bárbara y Talbot.

Destrucción y transferencias

El Ejército español contará en el futuro con 794 tanques, 62 menos que en la actualidad: 299 AMX-30 franceses, entre reconstruidos y modernizados, y 532 M-60 estadounidenses. El tratado CFE establece, tras su entrada en vigor, que debe producirse a mediados de 1991, si no hay problemas en la ratificación por parte de los 22 países firmantes, un primer plazo de 16 meses para reducir el 25% del material militar sobrante. A los 28 meses de vigencia debe haberse reducido el 60% del total, y a los 40 meses debe concluir la reducción.Según estas previsiones, los primeros carros de combate norteamericanos deberían llegar a España antes de octubre de 1992, y los últimos antes de octubre de 1994. Paralelamente, el Ejército español debería deshacerse de los 594 tanques que le sobraran, una vez sumados los M-60 de EE UU. En el Ministerio de Defensa se da por segura la destrucción de los 375 viejos M-47. Algunos de estos tanques podrían reconvertirse para otras funciones, como vehículos de recuperación o lanza puentes; otros se dedicarían a exposición estática; y algunos serían utilizados como blancos para ejercicios de tiro. La mayor parte, sin embargo, serían desguazados, aunque se aprovecharían muchos de sus componentes como repuestos para los M-60.

Respecto a los 182 carros M-48, una de las alternativas en estudio es la de transferirlos a Grecia. Otros países no europeos, como Bolivia y Pakistán, también se han interesado en adquirirlos, pero estas alternativas resultan más problemáticas, tanto porque podrían violar el tratado como por el malestar que ello originaría entre sus vecinos, especialmente la India, en el caso del segundo.

Además de los M-60, Defensa negocia todavía la transferencia a España de 28 piezas M-110 autopropulsadas de 203 milímetros y otras 28 M- 109 de 155 milímetros, ambas de fabricación norteamericana, y también está abierta la posibilidad de recibir cohetes alemanes MLRS. Por el contrario, se ha descartado la adquisición de hasta 200 vehículos blindados de transporte M-113, que llegó a barajarse.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana