TENIS / COPA DAVIS

Estados Unidos ganó la 'ensaladera' con facilidad

Estados Unidos conquistó la Copa Davis al derrotar ayer en el partido de dobles a Australia (6-4, 6-2, 3-6, 7-6), en el tercer partido disputado en San Petersburgo (Florida, EE UU). André Agassi y Michael Chang ganaron en la madrugada del sábado (hora española) los dos primeros individuales. La mayor resistencia la presentó el debutante Richard Fromberg, de 20 años, que acabó siendo derrotado por Agassi, en cinco sets y tres horas y media, por 4-6, 6-2 4-6, 6-2 y 6-4. Chang tuvo menos problemas y ganó a Darren Cahill por 6-2, 7-6 (7-4) y 6-0. Ésta ha sido 29ª victoria final de Estados Unidos en la Copa Davis.

Rich Leach y Jim Pugh ganaron el partido decisivo al vencer a los australianos Pat Cash y John Fitzgerald, que reaccionaron en los dos últimos sets del partido. Finalmente, en el cuarto, los norteamericanos se impusieron por 7-6 (7-2). La habilidad de Leach sobre la red fue decisiva para otorgar la ventaja a la pareja de Estados Unidos.La ventaja de 2-0 tras la primera jornada confirmó que Tom Gorman, el capitán de Estados Unidos, tenía razón al elegir la lenta tierra batida roja como superficie para la final. El único que mantuvo el tipo fue Richard Fromberg, 320 del mundo y 1,90 metros de altura, sustituto de un Pat Cash inadaptado a la tierra. Fromberg, que ha ganado dos torneos de tierra batida en 1990, logró 15 aces, una cifra impresionante para el tipo de superficie de la pista, y lanzó buenos ataques con su golpe de derecha.

Sin complejos, sin la presión del que está obligado a ganar Fromberg asustó a los 18.000 espectadores, dispuestos a vivir un día triunfal, ganando el primer set con gran facilidad y colocándose después con una ventaja de 2 mangas a una Agassi, finalmente, comenzó a jugar mejor a partir del cuarto set, y se colocó con un 5-2 en la quinta y definitiva manga Fromberg salvó los primeros peligros, e incluso salvó dos bolas de partido con 5-4, antes de acabar cediendo el partido.

El otro partido no tuvo esa emoción. Cahill, 57º del mundo, nunca pudo presionar a un Michael Chang mucho más rápido en la pista y que apena sumaba errores en sus golpes El jugador australiano perdió su opción en la segunda manga, cuando cayó por 7-4 en la muerte súbita.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de diciembre de 1990