Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'La magnitud de la tragedia' de Quim Monzó, traducida al castellano

El escritor barcelonés Quim Monzó desconoce lo que puede ser una novela urbana y en general es reacio a cualquier tipo de clasificación, según puso de manifiesto en la presentación en Madrid de la versión castellana de la novela La magnitud de la tragedia (Anagrama). La novela cuenta la historia de un trompetísta que sufre una erección permanente, complicada más tarde con una enfermedad mortal a plazo fijo; cierto tipo de humor y de tragedia, de erotismo y lenguaje eficaz, pero anticlimático, se alternan de forma permanente. Autor de libros de relatos y novelas -varios de ellos traducidos al castellano-, Monzó, de 38 años, dijo que pese a las apariencias (pues son ésas en general las que se traducen) no toda la moderna novelística catalana es rápida y transgresora, y afirmó que también existe otra "que se mete la mano en el cerebro y menea sin pausa lo que ahí allí".

El escritor Mariano Antolín Rato sí encuadró a Monzó en cierto tipo de literatura urbana y subrayó determinadas técnicas, como el logro de que el erotismo derive en un momento dado en anatomía, o la misma rapidez de una narracion que, segun se adivina y confirma el autor, está llena de guiños para el lector barcelonés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de junio de 1990