ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

miércoles, 6 de junio de 1990

"Hay diferencias, al menos en la forma, entre ETA y los GAL"

El ministro del Interior, José Luis Corcuera, contestó, también, a otras cuestiones planteadas por los diferentes grupos parlamentarios en los siguientes términos:

Paesa. Le extrañó el nombramiento de Francisco Paesa como embajador adjunto de Santo Tomé y Príncipe ante la ONU. El Gobierno ha tramitado con diligencia los télex e informaciones remitidos por Interpol y la Audiencia Nacional sobre el caso Paesa. En opinión del ministro, Asuntos Exteriores ha hecho lo que tenía que hacer, puesto que se ha dirigido al Gobierno de Santo Tomé y ha pedido las explicaciones pertinentes. Le parecería más grave que un país nombrase embajador a Artapalo (principal dirigente de ETA) que a Paesa.

GAL-ETA. Hay una diferencia no sabe si en el fondo, pero sí en la forma. Y es que los GAL, si es que se demuestra algún día que Paesa tiene algo que ver, hace tiempo que no atentan contra nadie, ni en España ni fuera de España, pero Artapalo hace muy poco tiempo que mandó cometer un atentado en Sevilla.

Masa. El teniente coronel Rafael Masa está prestando un servicio en Bolivia que la Seguridad del Estado considera oportuno. Este teniente coronel manifestó dudas sobre su seguridad. Masa es una persona inocente y se encuentra a disposición del juez.

Acoso a guardias civiles. Los guardias civiles pertenecientes al sindicato clandestino de la Guardia Civil no están siendo acosados por el Ministerio del Interior. Han sido detenidos por orden de la autoridad judicial. En fechas próximas la Cámara debatirá la ley orgánica de régimen específico para la Guardia Civil, que recogerá los mismos elementos que hoy contienen los reglamentos de las Fuerzas Armadas y del propio cuerpo y establecerá que no podrán hacerse sindicatos en el seno de la Guardia Civil.

Aranguren. La intervención de efectivos de la Guardia Civil con material antidisturbios para disolver una sentada de los vecinos del valle de Aranguren (Navarra), que protestaban por la instalación de un centro de reciclaje de basura, tuvo su origen en la actitud violenta de los manifestantes. Las instalaciones para el tratamiento de residuos sólidos urbanos habían sido aprobadas por la Mancomunidad de Pamplona, apoyadas por el Gobierno de Navarra y respaldadas por todos los grupos políticos, incluido Herri Batasuna (HB). Éste grupo ahora ha cambiado de opinión e intenta rentabilizar políticamente su oposición. La actitud violenta de los vecinos, instigados por cinco personas, entre las que se encontraban el alcalde y el párroco del municipio, se puso de manifiesto con reiteradas movilizaciones y cortes de tráfico durante numerosos días, pero especialmente el 2 y el 18 de abril. Los vecinos intentaron impedir el inicio de las obras con barricadas, a las que en algunos casos posteriormente prendieron fuego. La Guardia Civil, después de diversos incidentes, retiró las barricadas dejando libre el acceso de la maquinaria. La utilización de medios antidisturbios fue lo que correspondía al tamaño de la protesta.

Censura de imágenes. El propio cámara de Euskal Telebista (ETB) fue quien accedió a borrar unos primeros planos de guardias a petición del capitán y por motivos de seguridad,

Ricardo Peralta, de Izquierda Unida (IU), calificó de parcial la visión ofrecida por el ministro y señaló que el uso de la fuerza fue desmesurado. Koro Garmendia, de Euskadiko Ezquerra (EE), señaló que los enfrentamientos son noticia cotidiana en Pamplona y que la actuación del 2 de abril de la Guardia Civil fue injustificable y desproporcionada. Joseba Azkárraga, de Eusko Alkartasuna (EA), calificó de anómala la actuación del instituto armado.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana