ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 25 de mayo de 1990

Massimo Ranieri lucha contra la Camorra

Tele 5 estrena la serie 'Nápoles connection', del mismo autor de 'La Piovra'

La RAI, televisión pública italiana, obtuvo con la serie La Piovra un éxito sólo superado en su historia por la transmisión del festival de San Remo. Aquel fenómeno ha producido numerosas secuelas; entre ellas, Nápoles connection (Il ricatto), que estrena hoy Tele 5. Escrita por el mismo autor de La Piovra, Ennio de Concini, Nápoles connection ha sido producida por la televisión privada del magnate Silvio Berlusconi, el cual ha empleado 10.000 millones de liras. En el reparto, presidido por el actor-cantante Massimo Ranieri y Barbara Nascimbene, su esposa en la vida real, figuran también los actores españoles Fernando Rey -un clásico ya de las connection- y Pastora Vega.

Aunque Ranieri insiste en que su personaje no es un héroe a la manera de Cattani -el protagonista de La Piovra-, su aventura tiene muchos puntos de contacto y le lleva igualmen te a enfrentarse en solitario, y a veces en contra de las autoridades del Estado, contra el cri men organizado y la corrupción. Los autores de la nueva serie rechazan, lógicamente, las similitudes entre La Piovra y Nápoles connection. Es su deber marcar las diferencias. Por ejemplo, que el comisario se llama Massimo Fedeli en lugar de Cattani. Que ejerce en Nápoles -y de napolitano- y no en Palermo aunque viaje tanto como Cattani, de Nápoles a Milán o Roma. Que Cattani pertenece a la seguridad pública, y Massimo a la policía postal. Insiste Massimo Ranieri, que ha sido colaborador de De Concini en la elaboración de la historia, en que su personaje es valiente pero no un héroe.

Tenacidad y perseverancia

"Bertolt Brecht dice que el cementerio está lleno de héreos por eso no no era el caso de enterrar otro. Mi comisario tiene sentido del Estado, pero como pueda tenerlo un napolitano indolente", explicaba el autor a la prensa italiana. Tal vez no sea esta una diferencia esencial al prototipo creado por De Concini, pero al comisario interpreta do por Massimo Ranieri se le presenta más escéptico. Un escepticismo, por otro lado, que la muerte de su hermano, un cura muy comprometido en la lucha contra la Camorra, se en carga de disipar. El escepticismo, en todo caso, es dificil de detectar en un rostro como el del cantante-actor Massimo Ranieri, tan falto de la dureza del de Michele Placido en La Piovra. Sin embargo, tienen en común la expresión de la tenacidad y perseverancia: cuanto más se complica el caso, más determinación hay para llegar al final.Por otro lado, se da en ellos la misma trayectoria amatoria complicada, e idénticos dramas en la vida familiar. También el nuevo comisario está separado de su mujer, Dora (Pastora Vega), y se relaciona con mujeres, en apariencia, de turbio historial (esperemos que no sacrificadas con la misma facilidad con lo que lo eran en La Piovra). La ex mujer de Massimo cae en las redes de los trafl cantes de armas y drogas y Ranieri en los de Leonetta (la actriz Barbara Nascimbene, su esposa en la vida real), compañera de un jefe de la Camorra.

Se repite también ese otro elemento de la fabulación de De Concini en La Piovra y que hace aún más quijotescas las indagaciones del comisario: las presiones de los altos cargos y autoridades del Estado para que abandone sus pesquisas. La mano negra de la corrupción (Lencio Porto fue nombrado por el Ministerio del Interior, asesor de la serie) llega a todos los centros de poder. Como ya le sucedió a Catani, el comisario de Nápoles descubrirá también las relaciones estrechas entre Camorra, droga, tráfico de armas, secuestros y prostitución. Y también tendrá que pagar un alto precio por llegar hasta el final.

El héroe solitario que se enfrenta al crimen organizado podrá ser más escéptico en Nápoles connection pero su hazaña no es menor. De Concini utiliza los mismos ingredientes que hicieron de La Piovra la última generación del policía europeo con éxito. Un éxito que fue sorprendente en Italia, donde logró superar a la retransmisión del festival de San Remo; en el que, por cierto, volvió a concursar hace dos años Massimo Ranieri.

Ennio De Concini no ha dejado de mulitiplicarse para conseguir proyectos que de una forma u otra se remiten a la serie de la RAI. Hace poco más de un año, 17 millones de italianos veían morir en escena a su amado comisario Catani (el actor Vittorio Mezzogiorno sustituyó a Michele Placido en La Piovra V, presentada por la RAI hace unos días), y comenzaba el forcejeo entre la televisión pública y la televisión privada de Silvio Berlusconi por el contrato de Placido. No se sabía aún si el éxito de La Piovra se debía a Placido o éste era deudor del experimento de De Concini.

Napolitano "de siete generaciones", el cantante-actor, más prodigado últimamente en el teatro, declaraba a la Prensa italiana que por primera vez sentía haber interpretado a un napolitano de verdad, y no esterotipo, como sucede en muchos filmes. "En Nápoles connection", dice Ranieri, "está el Nápoles de verdad, no la ciudad de los espaguetis, de la mandolina, el Vesubio y el Sole mio".

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana