Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda prohíbe la carne y la leche producidas junto a una incineradora

, Los ministerios holandeses de Medio Ambiente y de Agricultura han ordenado el cierre de la planta incineradora de basuras de Alkinaar, situada en la provincia de Holanda del Norte, cerca de Amsterdam, y han prohibido el consumo y la venta de leche y carne producidas por 39 vaquerías vecinas, al haberse encontrado concentraciones de dioxina muy peligrosas para la salud.

El veneno no se produjo durante la cremación de los residuos, a unos 800 grados centígrados, sino al enfriarse éstos y ser lanzados al exterior por las antiguas chimeneas del complejo, que tampoco dispone de filtros adecuados. Otra planta con problemas similares situada en la misma región suspenderá sus actividades en breve.

La decisión fue tomada la pasada semana tras una reunión de carácter urgente en la que ambos ministerios ordenaron precintar las 39 granjas. El ganado criado en ellas suma 570 vacas y 30 cabras lecheras, 499 terneras y 615 corderos, que ahora tendrán que ser sacrificados. El Gobierno holandés ha preparado ya una subvención para sus propietarios, pero la resolución implica otros dos problemas graves, que incluyen al consumidor.

Presencia de dioxina

Ello porque las vaquerías holandesas venden su leche a las fábricas de productos lácteos, que luego la comercializan en todo el país. El otro conflicto incluye por un lado la necesidad de mantener la destrucción de basuras domésticas, y por otro el enorme desembolso que supone renovar las viejas plantas incineradoras. Medio Ambiente ha anunciado ya que transportará los residuos a otras provincias o incluso los enterrará.En 1989, el Instituto Nacional de Salud e Higiene Ambiental ya advirtió de la presencia de dioxina en la leche producida en esta región. Entonces, sin embargo, el viento del Este que cruzaba el país evitaba que las concentraciones fueran muy altas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 5 de marzo de 1990