Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Aylwin acepta una invitación para tratar con Pinochet la entrega del poder

El presidente electo chileno, Patricio Aylwin, ha aceptado una invitación que le hizo el jefe del Estado, general Augusto Pinochet, para que ambos se reúnan en los próximos días para dialogar sobre la entrega del poder. Pinochet invitó a Aylwin a través de una carta personal que el ministro del Interior, Carlos Cáceres, llevó hasta el domicilio del mandatario electo.Dos son los temas claves pendientes entre Pinochet y Aylwin. Primero, la intención del general de continuar al mando del Ejército después de dejar la presidencia de Chile el 11 de marzo próximo.

El segundo tema, cargado de simbolismo, es el de la ceremonia de entrega de la banda presidencial. Según una reciente ley dictada por el régimen militar, Pinochet debe entregar el poder a su sucesor el 11 de marzo. Sin embargo, Aylwin sostiene que, según la Constitución, él debe recibir la banda presidencial de color 90 días después de la elección del 14 de diciembre, es decir, el 14 de marzo.

La diferencia de fechas, que será resuelta por el Tribunal Constitucional, no es caprichosa. Fuentes cercanas al presidente electo sostienen que Aylwin no desea recibir directamente de manos de Pinochet, la persona que terminó con la democracia chilena en 1973, la presidencia.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de diciembre de 1989