ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 6 de noviembre de 1989

La Iglesia católica critica la situación en la que viven los inmigrantes en España

  • Ayer se celebró el Día de la Inmigración

"No podemos decir que seamos un pueblo acogedor; lo somos para los turistas del Primer Mundo, pero no para aquellos que llegan desde el Tercer Mundo empujados por la necesidad. Para ellos dejamos los trabajos más humillantes en la economía sumergida, las viviendas insalubres, la separación de la familia..". La Comisión Episcopal, la Delegación Diocesana de Inmigrantes, Cáritas y Justicia y Paz de Madrid emitieron ayer un documento que critica la penosa situación en la que viven en España más de medio millón de inmigrantes.

Con motivo de la celebración del día de los inmigrantes celebrado ayer bajo el lema "Derechos Humanos sí, pero también para el inmigrante", diversas organizaciones católicas elaboraron un documento en el que, además de criticar la, penosa situación en la que viven los inmigrantes en España, se ensalza el recurso presentado por el Defensor del Pueblo contra la ley de Extranjería ante el Tribunal Constitucional, por considerar que ésta negaba a los inmigrantes varios derechos garantizados por nuestra Constitución. Por ejemplo, la limitación de la libertad de reunión y de asociación, o la posibilidad de prolongar hasta 40 días la detención de carácter preventivo o cautelar.Asimismo, el documento denuncia la Ley de Extranjería por "·meter a los inmigrantes procedentes del Tercer Mundo a un trato vejatorio que hace pensar que los derechos humanos no son iguales para todos".

A través del documento, las organizaciones firmantes reivindican un estatuto legal para los inmigrantes clandestinos, su reagrupación familiar, posesión de todas las garantías jurídicas para salvaguardar sus derechos sociolaborales adquiridos y los derechos cívicos esenciales que faciliten su inserción y el cese de las expulsiones indiscriminadas.

También se reivindica la necesidad de que todo inmigrante en la CEE tenga un derecho de residencia permanente garantizado por la Carta Social europea, que debe conllevar entre otros derechos la igualdad de subsidios de seguridad social respecto a los nacionales, la posibilidad de tener acceso a la instrucción pública, a la formación profesional, a las universidades y a otros servicios de educación. Y al igual que los habitantes del país de acogida, la igualdad de derechos de reunión y asociación y la facultad de poder realizar actividades políticas sin otras restricciones que las que sean impuestas por la Constitución nacional, incluyendo el derecho a voto.

El 68% de los inmigrantes que viven en España y que proceden del Tercer Mundo y de Portugal están sin permiso de trabajo o de residencia. El 28% vive en condiciones de insalubridad, el 38% no puede ahorrar nada y el 18%. vive en estado de suma pobreza. Una gran mayoría vive en situaciones límite muy próximas a la mendicidad, la delincuencia, la droga o , la prostitución. Otros trabajan ' en el comercio ambulante, en el servicio doméstico y en el peonaje agrícola e industrial.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana