Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los asesinos de Hipercor reciben las mayores condenas a miembros de ETA

Domingo Troitiño y Josefina Mercedes Ernaga, activistas del comando Barcelona de ETA que el 19 de junio de 1987 atentaron en la capital catalana contra los almacenes Hipercor, fueron condenados ayer por la Audiencia Nacional a penas que suman 1.588 años de cárcel. La pena para cada uno de los dos etarras -794 años- es la mayor jamás impuesta a un activista de la banda armada.A raíz del atentado fallecieron 21 personas y sufrieron lesiones otras 45, de las que 13 sufren aún hoy graves secuelas. El tribunal ha considerado que los hechos constituyen delitos de asesinatos, lesiones y estragos, y ha señalado que los etarras actuaron "con frialdad de ánimo". A pesar de la elevada condena impuesta, los dos activistas no pasarán más de 30 años en prisión, el máximo previsto en la legislación española.

Los magistrados consideran que la utilización de 200 litros de una sustancia incendiaria que se adhiere a los cuerpos sin que se pueda desprender ni apagar determina que las muertes causadas se califiquen de asesinatos. El artefacto era de enorme potencia y fue utilizado con la finalidad de matar, según la sentencia. Los terroristas, añade el fallo judicial, asumieron "las múltiples víctimas que podrían producirse".

Respecto a la excusa esgrimida por los acusados de que no se desalojó el edificio, el tribunal señala que los integrantes del comando habían aceptado al colocar el explosivo el resultado que se produjo finalmente.

La sentencia condena además a Domingo Troitiño y Josefina Mercedes Ernaga a indemnizar con más de 1.000 millones de pesetas a los herederos de los fallecidos y a los lesionados. Hipercor deberá ser resarcido con 293 millones de pesetas.

 

Página 17

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de octubre de 1989