Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

García Calvo quiere crear una Escuela de Lingüística y Artes del Lenguaje

España no ha atendido a uno de los campos con mayor florecimiento en las últimas décadas

La gramática anda perdida en España entre las disciplinas de la filología, la lógica se especializa en la herencia aristotélica o, la de formación matemática, se centra en el desarrollo de lenguajes de máquinas, y en cuanto a las artes del lenguaje, se enseñan, poco, en conservatorios o escuelas de teatro. Para remediar esta dispersión, Agustín García Calvo, catedrático de Latín, promueve una Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje, que sería patrocinada por la Comunidad de Madrid. Las posibilidades de la escuela serán estudiadas en un simposio en marzo, a preparar en encuentros el 9 y 10 de diciembre.

"Mis estudios me han llevado a palpar cómo las cuestiones de gramática, rítmica del lenguaje y lógica pueden llegar a enriquecerse mutuamente para descubrir nuevos planteamientos, y esta experiencia es lo que desearía comunicar a la Escuela de Lingüística, Lógica y Artes del Lenguaje", dice Agustín García Calvo, que en el pasado mes de mayo pronunció unas conferencias sobre gramática común en la Fundación March, de Madrid, con una considerable repercusión en el público no especializado.Advierte García Calvo que este simposio tendrá un carácter especializado, si bien pretende que en la futura escuela no sean requeridos títulos previos: tan sólo será necesaria, dice, "gente con capacidad para investigar en ese campo". "También sería deseable que no produjera títulos. Éste es un deseo menos loco que en otros tiempos". "Ahora se habla mucho de la enseñanza interdisciplinaria: se trata de hacerla realidad".

El objetivo de las reuniones de los días 9 (a las 19 horas) y 10 de diciembre (a las diez) en el salón de actos del Canal de Isabel II, es el de comprobar el número de personas interesadas en cada una de las tres disciplinas que se pretende intercomunicar, preparar el simposio que se desarrollará del 27 de marzo al 1 de abril, y eventualmente distribuir las comunicaciones a presentar. Si el experirnento resulta, la Comunidad de Madrid se ha comprometido a crear la escuela a partir del curso que viene.

"Escuelas de moda"

"Conozco mal el número de investigadores que puede haber en España en estos campos", dice García Calvo. "Sospecho que los lingüistas más activos están adscritos a algunas de las escuelas de moda, semiótica, generativismo, etcétera, y esta adscripción se me revela como una cierta pérdida en las posibilidades de descubrimiento. En gramática una gran parte del trabajo se dedica a probar métodos, y en cuanto a los lógicos, la presión económica de la informática y los lenguajes de las máquinas o autómatas hacen que los esfuerzos se dirijan a ese campo. Por otra parte, tengo con la gente del teatro y afines una larga experiencia para saber hasta qué punto las cuestiones de declamación están abandonadas, o a una rutina -que no tradición-, o simple mente a la producción natural como en el mundo del cine" Algo parecido ocurre con el canto y el solfeo.Un argumento en favor de la posible creación de la escuela es el muy importante florecimiento que ha experimentado, desde hace tres decenios, la lingüística en general y la gramática en particular, hasta el punto de que no hay otro campo, salvo el de la fisica, en el que se haya producido algo semejante. En España no se ha registrado una iniciativa de crear un centro que impulse ese florecimiento.

"Habría que preguntarse cómo es que no se han parado más mientes a una cuestión como el lenguaje, que es al mismo tiempo lo mas usual y cotidiano del mundo y la única cosa que sin ser natural se nos reparte a todos gratuitamente, y que al mismo tiempo es un artilugio extremadamente complejo". "Lo que es del todo insólito", dice Agustín García Calvo, "es enlazar gramática con lógica y artes del lenguaje".

Escepticismo actual

Agustín García Calvo, que fue apartado una década de su cátedra en el año 1965, junto con los también catedráticos José Luis López Aranguren y Enrique Tierno Galván, por sus críticas al régimen franquista, es escéptico respecto a las formas actuales de funcionamiento de la enseñanza. "Hay en mí un espíritu creciente en contra de la especialización, concebida ésta como la otra cara de la vulgarización. Veo que la ciencia no llega a la gente corriente, y que la investigación se vuelve pobre, rígida, por la propia compartimentación estanca de los estudios".Según dice en otro momento, el hermetismo inherente a los estudios de lógica, gramática y lingüística se debe a que se requiere el dominio de instrumentos matemáticos complejos.

"Se tiende a que la entrada sea estrecha, restringida, y el procedimiento más eficaz es el de exigir que los aparatos requieran mucho aprendizaje de manejo". "El peligro de la investigación para el orden", dice Agustín García Calvo, "está en que la gente se dé cuenta, pues la mentira es un arma esencial del poder".

García Calvo es consciente de que la Comunidad de Madrid, que patrocina de momento su proyecto, "también es Estado", si bien "está aún en un estado de juventud" que aún puede permitir la aventura. La iniciativa partió de él, y eligió la Comunidad de Madrid al mantener con los funcionarios de este organismo un "buen trato" después de que le fuera encargada la redacción de la letra del proyecto de himno de la comunidad autónoma madrileña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de diciembre de 1988