ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 1 de octubre de 1988

Ofra Haza: "Mi canción es la fuerza del desierto"

La cantante israelí ha popularizado en todo el mundo el folclor musical de Yemen

La cantante israelí Ofra Haza se ha convertido, en pocos meses, en un fenómeno de éxito mundial. El tratamiento pop del folclor musical de Yemen ha significado la venta de millones de copias en Estados Unidos y Europa. España no ha permanecido al margen y Ofra Haza ha popularizado en nuestro país una música desconocida. Durante su breve estancia en Madrid, y asombrada por su éxito, la cantante declaró a este periódico: "Mi canción es la fuerza del desierto. Quiero que la señal del folclor yemení quede estampada en el mapa".

Sus padres abandonaron Yemen y fueron a Israel para reencontrar sus raíces religiosas y buscar trabajo. Ofra Haza, la menor de siete hermanos, nació en Tel Aviv hace 30 años. "Vivíamos en un barrio modesto", recuerda la cantante "y no podíamos permitirnos ningún lujo. A los 12 años tuve el primer contacto con el mundo artístico a través del teatro. Mi actual manager dirigía una companía de teatro experimental, de fuerte contenido político. No era profesional, pero fue una buena escuela".Ofra Haza, tras dos años de servicio militar en el ejército israelí, grabó su primer disco en 1975. A lo largo de su carrera, ha recibido tres premios Grammy en Israel y cinco grabaciones han alcanzado galardones de platino y oro. "Hasta el momento he publicado 20 discos. Algunos son de música tradicional y otros, más personales y modernos, se centran en mis composiciones. Nada de pop ni rock. No es mi estilo".

Lenguaje 'pop'

Sin embargo, es el lenguaje pop el que ha popularizado en todo el mundo la música de raíz tradicional de Ofra Haza. "Yemenite Songs se grabó en 1984 como regalo a mis padres, con percusión como único acompañamiento. Escuchando el disco en casa de mi manager, a los niños les encantó el ritmo y me pidieron una versión para bailar en discotecas. Busqué la manera de conjugar la tradición y el lenguaje pop para que la tradición musical de Yemen llegara a la gente joven. Para que, a través de las piernas, llegaran al corazón de las canciones populares".

El resultado fue el disco Shaday, que actualmente es un éxito en España, Estados Unidos y Europa con la canción Im nin'alu. Ofra Haza está satisfecha de los resultados: "Estoy orgullosa, sobre todo por mi familia, por mis padres que ya son mayores. Me siento embajadora de todo lo que lleva detrás mi música y su popularidad actual significa qué la gente además de las canciones, se interesa también por la cultura".

El éxito ha sorprendido a la cantante, que nunca había viajado fuera de Israel para dar a conocer su música a audiencias masivas. Las razones de esta popularidad se deben, en opinión de Ofra Haza, a dos causas: "En primer lugar, es posible que haya un cansancio general hacia el rock y el pop, y la gente espera algo nuevo. Por otra parte, mi música tiene raíces culturales muy profundas, relacionadas con la tradición y la religión, que se transmiten de padres a hijos. En Yemen no hay adelantos técnicos para grabar canciones populares y se propagan oralmente. En el exilio eran el lazo de unión. Mi canción es la fuerza del desierto".

Ofra Haza piensa que su música es un puente entre la tradición yemení de sus padres y la realidad de sus vivencias cotidianas. "Mi casa, mi idioma y mentalidad son israelíes, pero mi color y mi voz provienen del Yemen, como los bailes y las emociones. Siento mis raíces, que no pueden reducirse. Busco la manera de llegar a más gente, y conseguir un sitio para mis canciones en la música del mundo. Quiero que la señal del la música popular yemení quede estampada en el mapa".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana