Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ola de refugiados kurdos iraquíes preocupa a las autoridades de Turquía

La suerte de decenas de miles de kurdos iraquíes, que huyeron a Turquía ante la "operación de rastreo y exterminio" del Ejército de Bagdad, ha colocado en una delicada situación a las autoridades de Ankara. Desde el 1 de septiembre se estima que el número de estos refugiados en el sureste de Turquía asciende a 120.000. Los peshmergas (combatientes kurdos) y sus familiares se niegan a volver a Irak, pese a la amnistía general decretada por el presidente de este país, Sadam Husein. Turquía no devolverá a la fuerza estos refugiados, según el portavoz del Gobierno, pero sólo aceptan como refugiados a 60 de ellos.Por otra parte, Irán no llena de entusiasmo a los kurdos que huyen de Irak. Sólo 2.400 han partido hacia la República islámica en las últimas semanas, aunque otros 4.000 lo han solicitado, según el ministro turco de Exteriores, Mesut Yilmaz. [El Gobierno de Irak, por su parte, anunció ayer que 40.713 kurdos han regresado a ese país desde que se dictó la amnistía, el 6 de septiembre, informa Reuter].

Turquía, que ha acogido por motivos "humanitarios" millares de refugiados, contaba con que salieran pronto del país, bien a su país de origen, bien a Irán. Pero las cosas se han complicado ante la negativa de los peshmergas, que denuncian la utilización sistemática por el Ejército de Bagdad de armas químicas. A pesar de las denuncias en este sentido de dos organizaciones kurdas -la Unión Patriótica del Kurdistán y el Partido Democrático de Kurdistán-, el Gobierno turco guarda silencio.

Los médicos que han atendido a los heridos aseguran que no han encontrado indicios de la utilización de armas químicas.

[Un informe preparado por el subcomité de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano, difundido ayer en Washington, concluyó que Irak ha lanzado ataques indiscriminados con armas químicas contra poblados kurdos con el objetivo de despoblar el kurdistán iraquí. Los ataques pueden haber matado a miles de kurdos, afirma el informe, según el cual sólo los kurdos que vivían cerca de la frontera han podido cruzar a Turquía, informa Reuter. El informe afirma que "existen pruebas concluyentes" acerca de los ataques masivos que "tienen todas las características de un genocidio".]

Intereses económicos

En Ankara se estima que puede estar en marcha una estrategia de Ankara para no deteriorar sus relaciones con Bagdad, en un momento en que importantes empresas turcas de construcción y obras públicas se disponen a la conquista del mercado iraquí, en la etapa de reconstrucción.El Gobierno turco teme que, entre los refugiados, se infiltren militantes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), grupo armado de los kurdos de Turquía que pretende un Estado independiente. Los ataques del PKK se han multiplicado en los últimos días, y han causado 15 muertos y nueve heridos entre las fuerzas de seguridad.

Actualmente, los refugiados viven en cinco campos habilitados en Yuksekova (provincia de Ankara, en la frontera iraquí), Diyarbakir, Mardin y Cizre (provincia de Siirt). Según algunos testigos, sus condiciones de vida son espantosas. Cuando se acerca el invierno, especialmente rudo en esta región del sureste de Anatolia, tan sólo disponen de tiendas para alojarse.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de septiembre de 1988

Más información

  • Un informe norteamericano habla de"genocidio"