Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Máximo Sanjuán Arranz

Trascender la actualidad con 22.000 dibujos

Fábulas gráficas, instantáneas inventadas, racionalismo irónico, metáforas, los trazos de las ideas. Son meras aproximaciones a los dibujos de Máximo. Nació hace 55 años en Mambrilla de Castrejón (Burgos). Dibujante, humorista, escritor. Simples aproximaciones, a fin de cuentas, de un hombre serio al que no le gusta hablar de sí mismo. Una reciente intervención quirúrgica en la mano derecha le mantendrá alejado de su trabajo unos días. EL PAÍS, donde colabora diariamente desde su fundación, seguirá publicando durante este tiempo una obra suya no ceñida a la disciplina de la actualidad.

Como hasta ahora, como todos los días desde hace 12 años, en el -recuadro de Máximo entrarán palomas gordotas en son de paz, señores de sombreros y gafas negras, encapuchados, obeliscos y aplastantqs edificios de hormigón. Continuará con grupos de personas que apenas son puntitos y que miran, observan, tratan a menudo de escapar de los pisotones, a veces protestan; pero que, sobre todo, están. "Apenas puntitos que nos representan a todos".En ese recuadro se ha ido instalando cada vez con más insistencia un triángulo con un ojo dentro, "la representación de una divinidad", que observa, llora, a veces incluso se queja, pero que está. "Quizá el dibujo más osado que haya hecho nunca es el de un dios que ve en la lejanía a otro dios. Es la divinidad planteándose el problema de su propio principio".

Cuando alguien le dice que no entiende sus dibujos, Máximo contesta con una frase de Pessoa: "Escribo claramente de lo claro, oscuramente de lo oscuro, ambigüamente de lo ambiguo". O de Faulkner: "A la pregunta de qué diría a alguien que ha leído dos veces una novela suya y no la entiende, contestó: Que la lea una tercera vez" . "Muchas personas buscan un chiste típico, algo gracioso con una explicación inmediata y concreta. No trato de hacer afirmaciones tajantes. Prefiero dibujar sobre las contradicciones del mundo. Trascender la actualidad".

Cuando nació, en Mambrilla de Castrejón, vivían en este pueblo 75 habitantes. Pronto su familia se trasladó a Valladolid. Allí encontró su primer trabajo en el estudio de un topógrafo. Ya en Madrid, comenzó a trabajar en Radio Juventud. Está casado y tiene cuatro hijos, uno de los cuales toca en un grupo de rock. Ha publicado su obra en revistas y diarios como La Codorniz, Gaceta Ilustrada, Blanco y Negro, Triunfo, Hermano Lobo, Pueblo, El Correo Catalán y EL PAÍS. En total, más de 22.000 dibujos.

Ha editado siete libros -Carta abierta a la censura, Animales políticos, Historias impávidas, El poder y viceversa...- y numerosos artículos. En los últimos cuatro años se ha volcado en la redacción de poemas, todos ellos inéditos. "Cuando escribo soy más rural que urbano, manifiesto más ese sentimentalismo de los pájaros y los pozos. Aunque en mis dibujos también plasmo ese fondo. Por eso a menudo marco horizontes con montañas".

Igual que sus dibujos dejan un poso inquietante -imagen de un mundo al que considera misterioso-, también él deja un fondo oculto en las conversaciones. "Soy más serio que frívolo, lo que puede ser un peligro. Quien se dedica profesionalmente a la ironía o al humor tiene algo de sospechoso. Quizá se trate de una estrategia".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de septiembre de 1988