ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 25 de julio de 1988

La importancia del cuerpo humano

Los montajes teatrales de Jan Fabre son cada vez más sencillos, y de ello ha dejado constancia durante el Festival de Teatro de Málaga, con la puesta en escena de su último espectáculo, Das glass im kopf wird vom glass, aproximadamente traducible por El cristal de al interior de la cabeza se hace cristal.A diferencia de montajes anteriores, Jan Fabre a pretendido alcanzar un universo más abstracto ofreciendo menos información que en obras anteriores y ha hecho del cuerpo humano el principal elemento de su obra. Esta concepción obedece a "una búsqueda de los límites de uno rnisrno", para lo cual el director de escana belga parte de la utilización del cuerpo humano como medio fundamental de comunicación con el público, y de la agresividad y la repetición como sistema de ataque contra los hábitos del respetable.

En El cristal de al interior de la cabeza se hace cristal, Jan Fabre se centra en unos pocos materiales con la pretensión de sacar de ellos la máxima rentabilidad posible. Este modo de ofrecer las cosas es propio de un creador que piensa que para ser consciente de que se tiene un brazo se ha de permanecer una hora con la mencionada extremidad por encima de la cabeza.

En palabras del propio Fabre, el estado emocional en el que pretende sumir al público es similar al que se experimenta cuando se pasan varios días sin dormir, "es entonces cuando somos plenamente conscientes de cualquier movimiento que realizamos". De este estado próximo al agotamiento, que consigue con lentas y prolongadas repeticiones de movimientos que se ejecutan en el más absoluto silencio, se sirve Fabre para mostrar las sensaciones más dispares, desde la dulzura a la agresividad, desde el amor al odio.

Anticipo

El montaje presentado en Málaga, que ya fue estrenado en Kassel (RFA) durante la pasada Dokurrienta, es un segmento de una extensa planificación teatral (Fabre no trabaja sobre obras teatrales convencionales, sino que realiza largas planificaciones que le suponen varios años de trabajo) que lleva el título de Los mundos interiores de Helena Troubleyn.

El cristal de al interior de la cabeza se hace cristal es, pues, un anticipo o capítulo suelto de una larga representación conjunta, de una planificación que, centrada en torno al universo de la mujer, se compone de tres trabajosestudios que hacen una particular exploración de la ópera como género escénico y . musical. De ahí que esta puesta en escena suponga la primera exploración de Jan Fabre en el ámbito del ballet, considerado como un específico género escénico.

La música del espectáculo de Jan Fabre es de Górecki, compositor polaco de vanguardia, y el color con el que se sustenta toda la escenografia, de gran simpleza y simetría, es el azul. Fabre, como artista visual, considera que el color lo es todo y que el azul, con el que admite estar obsesionado, está presente en casi todo, tanto en cosas fisicas como en conceptos morales.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana