ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 1 de julio de 1988
EL FUTURO DEL COMUNISMO

El economista Abalkin, frente al político Gorbachov

Leonid Abalkin, director del Instituto de Economía de la Academia de Ciencias de la URSS y uno de los expertos más prestigiosos del país, ha rebatido, con una visión pesimista, toda la valoración del estado de la economía soviética realizada por el líder Mijail Gorbachov en su informe ante la 19ª Conferencia del PCUS. Mijail Gorbachov sostuvo que la economía de la URSS avanza lentamente, tras haber salido del estancamiento, en el período de tres años transcurridos desde el inicio de la perestroika. Abalkin sostiene, sin embargo, que la economía de la URSS no sólo no avanza, sino que está estancada, y su situación incluso ha empeorado.

Abalkin, un técnico brillante y poco dado a los protagonismos de otros economistas como Abel Agambeguian, por ejemplo, ha exhortado a la dirección soviética a escuchar a los expertos si no quiere verse sumida en graves problemas financieros. "Los dirigentes del Estado tienen la obligación de saber economía política, y se puede decir con valentía que cualquier Gobierno que no comprenda las reglas de esta ciencia o que la desprecie está destinado a perecer a causa de las finanzas", dijo recurriendo a una cita de Nicolai Turgenev, un economista ruso del siglo XIX.Gorbachov sostuvo que la renta nacional (equivalente al PNB occidental) se incrementa este año más rápidamente de lo previsto por el plan. Abalkin, por su parte, afirmó que la renta nacional en los dos últimos años tiene un crecimiento de ritmo inferior al existente en los años del estancamiento del undécimo quinquenio, es decir, de 1980a 1985.

La producción de bienes de consumo adquiere dinamismo, y ello ha permitido cumplir, según Gorbachov, los planes del giro mercantil de los últimos cinco meses. El líder opinó que, durante los primeros pasos de la reforma, los nuevos métodos de gestión, ahora en proceso de asimilación, se reflejan de forma positiva en la solución de problemas de producción y sociales y en la situación de los colectivos.

Abalkin ha cuestionado el cumplimiento de una de las decisiones del 27º Congreso del PCUS, a saber, que el sector de producción de bienes de consumo, denominado el grupo A, tenga un ritmo de crecimiento superior que el sector de producción de bienes de producción, o grupo B, donde se incluye la industria pesada y la bélica. Para el académico, la evolución económica se realiza precisamente en un sentido contrario al decidido.

Según Gorbachov, durante los primeros cinco meses de este año, la venta de productos alimenticios y bienes de consumo se ha incrementado un 5,9% en relación al mismo período del año pasado. "La situación del mercado de consumo ha empeorado", manifestó lacón¡camente Abalkin.

Mientras Gorbachov afirma que el nuevo mecanismo "ya existe, aunque no todos los elementos están introducidos", Abalkin opina que se necesita "un sistema totalmente distinto de dirección". Tal sistema fue acordado ya, según Abalkin, en el pleno del Comité Central de junio de 1987 y consiste en introducir métodos de dirección económicos.

Polémica sobre las causas

El político y el economista difieren también en su análisis de las causas de la situación. Gorbachov opina que la lentitud de los cambios económicos se debe a la subsistencia de elementos del viejo mecanismo y a la oposición del aparato burocrático. Abalkin piensa que: las causas del "fracaso" no han de buscarse "de forma superficial" en la resistencia de la burocracia, sino que están más arriba en lajerarquía del poder, donde se elaboran las concepciones de desarrollo económico.

En tanto que Gorbachov no contempla la revisión del plan quinquenal, Abalkin asegura que la aceleración económica, un concepto heredado de los tiempos de Breznev, está en contradicción con un cambio cualitativo de la economía. Gorbachov expresó un compromiso entre conservadores y reformadores de la economía que aúna estos dos conceptos. "Desde el punto de vista científico, estas tareas son incompatibles", dijo Abalkin. "Hay que elegir: o cantidad o calidad. Si continuamos la orientación al crecimiento cuantitativo no estamos en condiciones para resolver la tarea de la perestroika".

Georgi Arbatov, el jefe del Instituto de EE UU y Canadá, discutió las ideas de Abalkin, y la agencia Tass, en un resumen de: las intervenciones ante la ceni,Ferencia, presentaba el en frentamiento entre Gorbachov y Abalkin a un nivel inferior, cerrio una "polémica de aca dérracos", y aseguraba que la mayoría está con Arbatov.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana