Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comisario Martínez Torres y otros cinco policias declararán ante el juez por el espionaje al PCE

José María Vázquez Honrubia, titular del Juzgado de Instrucción número 21 de Madrid, ha iniciado la investigación para determinar si agentes, mandos policiales o autoridades políticas incurrieron en delito por el supuesto espionaje policial que, según diversos documentos intervenidos en 1983, realizó la Brigada de Información Interior sobre el PCE. Para mañana, día 3, ya han sido citados ante el juez cinco policlas de la Brigada de Información Interior, varios de los cuales ya prestaron declaración en 1985 por su presunta participación en el espionaje AP. El próximo día 10 también tendrán que acudir al juzgado seis licías; entre ellos, el comisario general de Información, Jesús Martínez Torres, y el jefe de la citada brigada, Alberto Elías.

Se reabre así, en el ámbito judicial, el escándalo del espionaje a los partidos, cuyo inicio consistió en la constatación de que esas prácticas se realizaron contra Alianza Popular.Con posterioridad a los interrogatorios citados, el juez deberá acudir a los archivos de la brigada para comprobar si en la misma existen informes sobre el PCE. En la fase anterior de la misma causa -la relativa a AP-, Vázquez Honrubia se llevó de esos archivos 180 informes sobre el partido que entonces presidía Manuel Fraga.

El hecho de que se haya retrasado tanto el inicio de la investigación sobre el PCE se ha debido, fundamentalmente, a que ha pasado más de un año desde que el Juzgado de Instrucción número 21 solicitó a la Audiencia Nacional que le remitiera, para añadir al sumario sobre el espionaje, los documentos sobre el PCE que la propia policía intervino en 1983 al subcomisario José Antonio Medina, que había estado destinado en la Brigada de Información Interior. Este policía fue procesado por el presunto delito de infidelidad en la custodia de documentos, ya que, como los mandos de la policía reconocieron, se había llevado informes secretos, como algunos del PCE, de las dependencias de la unidad policial.

El informe sobre el PCE ahora incorporado a la causajudicial del espionaje político es de 18 folios y, por las fechas que aparecen en los documentos, se refieren a hechos registrados a lo largo de los meses de julio y agosto de 1983. Los datos reflejados en los mismos indican que el seguimiento policial sobre las actividades del PCE era muy escrupuloso y detallado.

Así, en un informe del 1 de julio, se dice que ese mismo día se habían reunido los dirigentes Gerardo Iglesias, Nicolás Sartorius, Enrique Curiel, Simón Sánchez Montero y Francisco Romero Marín. En la reunión se elaboró un documento y un borrador del mismo fue entregado horas después por Romero Marín, en la cafetería Nebraska de Madrid, .a un miembro de la representación soviética", según el informe policial.

La URSS apoya a Iglesias

Romero Marín, a quien la policía calfica en uno de esos informes como "el hombre de Moscú en el secretariado del PCE", se alineó durante la crisis del partido, según el documento, con Sánchez Montero, lo que fue interpretado por la policía como un síntoma de que la URSS jugaba "la carta de Iglesias". No obstante, el informe indicaba que la corriente carrillista tenía fuerza y podía crecer más, pero que llegaría muy debilitada al XI Congreso si continuaba "la identificación PSOE-PCE". Añadía que el acercamiento de Santiago Carrillo al PCUS (partido comunista de la URSS) no había dado resultados positivos.

Con fecha de 5 de julio de 1983, otro informe policial se refiere a una reunión mantenida por el comité ejecutivo del Partido Comunista Obrero Español (PCOE), dirigido por Enrique Líster, y reproduce un comunicado que se aprobó en esa reunión. Con la misma fecha, se reproducen unas declaraciones de Carrillo a una agencia informativa yugoslava.

Pero los informes relacionados con el PCE no se refieren sólo a tensiones internas, sino también a actividades del partido que tienen interés para la policía Así, se indica que el grupo orga nizado por el PCE para recoger información sobre el golpismo ha sabido que un comandante o te niente coronel apellidado Pueyo Abos se ha reunido con miembros de Falange Española, y que tres militares apellidados Beren guer (de la Armada), Oliva (del Aire) y Oliver (de Tierra) se reunieron en la cafetería del Hotel Mindanao, de Madrid, con los civiles Antonio Izquierdo, Ismael Medina -ambos de El Alcázar-, José María Melis y Luis Ferreira.

Incluso Felipe Gonádez

Otros documentos policiales citados en el mismo sumario se refieren también a la existencia de un informe realizado por policías sobre Felipe González, fechado en 1977, del que se dice que "fue elaborado con carácter confidencial para uso exclusivo profesional".

Otro informe contiene la fotocopia de una carta enviada en 1978 por el Centro de Estudios Populares España Hoy, de Alcoy, al jefe de la Casa Civil del Rey. Dos documentos relatan también en qué consisten las operaciones militares bautizadas en 1974 con los nombres de Brújula y Ron. Otro, de 1978, consiste en un detallado informe sobre las relaciones Iglesia-Estado.

Pese a estas evidencias y también a pesar de las pruebas que Vázquez Honrubia obtuvo sobre las investigaciones policiales efectuadas contra AP, el director general de la Policía, José María Rodríguez Colorado, informó por escrito al citado juez que no se ha abierto expediente disciplínario alguno contra agentes que participaron en estas extrañas actividades.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de febrero de 1988

Más información

  • La policía calificaba al dirigente Romero Marín como 'el hombre de Moscú' en el secretariado comunista