ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 7 de junio de 1987
Tribuna:EL OMBUDSMAN

Informes reservados de la policía

En un reportaje firmado por Javier García y publicado en EL PAÍS el pasado 26 de abril, titulado Al seguro sol de Levante, se hacía referencia a algunos de los hombres mas buscados por la policía británica y que, al parecer, tienen en España su refugio. En el informe se citaban los nombres de dos personas que se conocieron en la prisión en Gerona, y se decía textualmente: "Ambos frecuentaban el piano-bar New Look, de Benidorm, propiedad de Fernand Martínez y Robert-Edgar Bataouche, súbditos franceses de origen argelino (pied-noir). El negocio, según la policía, pudo ser abierto con dinero procedente de grupos mafiosos marselleses".Los propietarios de New Look han escrito al defensor de los lectores. Ambos envían datos (licencias de aperturas de establecimientos, certificados de la policía ... ) y documentación personales. Muestran su sorpresa porque el periodista ha reflejado "un simple rumor, ¿transmitido por la policía?, y no una realidad probada" y ha añadido la sospecha sobre que el local "pudiera haber tenido cierta financiación irregular y no justificada". En sus cartas se quejan ampliamente sobre lo que esas afirmaciones suponen para ambos de daños morales y desprestigio personal, empresarial y comercial, y aseguran no haber tenido nunca el más mínimo problema con la policía.

Javier García se limita a contestar textualmente: "Este redactor refleja literalmente un informe reservado de la policía que aparece entrecomillado, donde la poesía refleja una hipótesis; hablan en condicional, y no con una afirmación. En el caso de los afectados, deberían dirigirse a las autoridades policiales porque este redactor sólo ha recogido datos de una amplia investigación realizada por policías españoles en colaboración con sus colegas británicos".

El ombudsman considera que cualquier nota o comunicado (llámese informe reservado) debe ser ratificado y en los casos conflictivos hay que escuchar o acudir siempre a las dos partes en litigio (Libro de estilo, apartados 1.26 y 1.27). La investigación no fue ampliada en Benidorm, donde los personajes son conocidos desde finales de los años sesenta, y contactar con Martínez o Bataouche no creemos que hubiera sido muy difícil puesto que este último ademas de regentar New Look, tiene en Benidorm las licencias de apertura del café-bar Escor pión, Las Vegas y Edgar.

Precisiones lingüísticas

En esta columna se ha tratado ampliamente el controvertido tema de la denominación de términos geográficos y las precisiones lingüísticas (ver EL PAÍS del 2 de marzo y 19 de octubre de 1986 y del 22 de febrero, 15 de marzo y 12 de abril de 1987). Un extenso reportaje publicado en El País Semanal, también el 12 de abril, titulado 'España en cinco viajes' ha provocado nuevas precisiones por parte de dos lectores. En el artículo firmado por Juan Gabriel Pallarés se hacía un recorrido por los arribes del Duero, Sierra Nevada, Las Alpujarras La Mancha, la ruta de los buhoneros en Asturias y el delta del Ebro. Sobre tan largos itinerarios el lector Roser Giner i Bruñó, desde Barcelona, al tiempo que considera el artículo atrayente y felicita por la idea de dar a conocer nuevos lugares de España, apunta algunos errores: "En el Pueblo Español de Barcelona no está reproducido el Ayuntamiento de Beceite, sino el de Valderrobres (o Vall-de-Roures). La zona comprendida entre Els Ports y el delta está dentro de la comarca catalana, no aragonesa. Tanto en Beceite como en Valderrobres, Calaceite y Cretas hablan una variante del catalán, y así está reconocido por la Comunidad Autónoma de Aragón, y así se enseña en las escuelas. Echo de menos en este artículo una reseña de Horta de Sant Joan, al pie de Els Ports. Pablo Picasso estuvo dos veces en este pueblo y son clara referencia de ello sus cuadros La fábrica y La bassa d'Horta d`Ebre". Por otra parte, desde Zaragoza, Javier Peña Gonzalvo entra en la polémica lingüística: "La denominación aragonesa de las montañas que separan la cuenca del Matarraña de la del Ebro es Les Ports de Beseits, ya que el artículo els correspondería al catalán literario, no aplicable, consecuentemente a términos geográficos ( ... )".

Gabriel Pallarés en su ar tículo señalaba también: "Se entra así en plena comarca de la Matarraña, donde lo aragonés y lo catalán se mestizan en singularidad. Sus habitantes y su lenguaje reciben el nombre de chapurreau, que es lo mas próximo a la vieja fabla aragonesa". Peña Gonzalvo le corrige: "Chapurreau es la denominación despectiva que recibe el dialecto catalán hablado en el Bajo Aragón, y no es, por tanto, 'lo más próximo a la vieja fabla aragonesa'. Aragón es un país trilingüe desde la Edad Media. Actualmente, el aragonés lo hablan unas 20.000 personas, desde Ansó a Benasque / Benás y desde Francia a Los Monegros. El catalán occidental es hablado por el 10% de los aragoneses, en una franja que abarca las tres provincias".

Sobre estas precisiones a sus errores el colaborador de El País Semanal puntualiza brevemente: "Reconozco el lapso al referirme a Beceite como el pueblo cuyo Ayuntamiento fue reproducido en 1929; efectivamente, el modelo elegido fue el de Valderrobres. En cuanto a las precisiones lingüísticas sobre la comarca de Matarraña, no me parecen de relevancia Las fronteras e islas lingüísticas que perviven en nuestro país son siempre un tema apasionante pero invariablemente delicado, sujeto a matices complicados y a puntualizaciones fáciles de efectuar desde los diferentes puntos de vista. En cualquier caso, chapurreau no está empleado para señalar despec tivamente el catalán occidental utilizado por los habitantes de Matarraña. Es así como ellos mismos definen habitualmente su hablar no castellano a los forasteros. No debo olvidar tampoco que Giner 1 Bruño echa de menos en mi artículo una referencia a Horta de San Joan y a las dos veces que Pablo Picasso estuvo en el lugar; el dato no me resulta desconocido, pero es importante recordar que un artículo de viajes no puede ser enciclopédico".

El ruego de un enfermo mental

Desde Sevilla escribe un lector cuyo nombre responde a las iniciales F. R. B. Su queja no señala una noticia concreta, sino determinadas informaciones cuando hacen referencia a algunas enfermedades. El comunicante expone su situación: "Yo soy un enfermo mental de psicosis maníaca depresiva y a veces ocurre algún suceso en el que el protagonista es un enfermo mental; pues bien, yo creo que del total de sucesos que ocurren sólo en pequeñísima cantidad de veces lo son enfermos mentales; sin embargo, los medios de comunicación cuando informan de los mismos añaden la coletilla diciendo que el agresor era un enfermo mental. Yo me pregunto si esa coletilla puede servir para algo bueno, porque afortunadamente habemos muchos enfermos mentales que jamás hemos hecho daño a nadie, y, sin embargo, cuando tenemos alguna crisis vemos atemorizada y avergonzada a la familia, sobre todo por falta de conocimientos verdaderos de cuáles son las necesidades de un enfermo en tales circunstancias".

Este lector hace un ruego "a la ética profesional de los informadores" para que eviten esa coletilla cuando no sea necesaria.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana