Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nicanor Parra: "Me considero fundamentalmente un alfabetizador ecologista"

El escritor chileno lee sus 'ecopoemas' en Madrid

La trayectoria vital de Nicanor Parra -el único superviviente de la magnífica trilogía de poetas chilenos, con Vicente Huidobro y Pablo Neruda- recuerda a la de su país. Sólo que Nicanor Parra -gestual, ingenioso, seductor- va un paso adelante. El miércoles dijo en el Círculo de Bellas Artes, donde leyó sus ecopoemas ante una sala abarrotada de público, que la poesía sigue nuestros pasos. Hoy lucha por la vuelta a la democracia en Chile, pero para él, "alfabetizador ecologista", no es más que un intermedio necesario para lograr su compromiso con la naturaleza, el más importante en su vida.

MÁS INFORMACIÓN

De la poesía actual en Chile, a Parra le interesa especialmente el trabajo de los más jóvenes. Cita media docena de nombres, y destaca los trabajos de investigación poética y la búsqueda de originalidad como definitoria. "Yo diría que se está produciendo un regreso al lirismo, a la antipoesía", afirma. El autor de Cancionero sin nombre definió la antipoesía en su juventud despojando para ello a la actividad poética de su erudición y refinamiento. "La poesía", afirma, "es para mí como el habla. Debemos escribir como hablamos; por eso, en mis recitales, me gusta entonar, hacer gestos, guiños".La actividad poética de Nicanor Parra se centra en la actualidad en sus ecopoemas: "Me interesan estos versos breves y explosivos, pero me considero fundamentalemente un alfabetizador ecologista". El poeta se siente cercano "a lo que hoy se denomina posmodernismo". ("No estoy por un culto al pasado. Pienso, por ejemplo, que las vanguardias deben ser integradas") y destaca entre las obras que más le han interesado últimamente el experimento que supuso la novela de Umberto Eco El nombre de la Rosa.

Nicanor Parra, que buscó en el taoísmo una forma de equilibrio personal, está empeñado en la actualidad en la ecología. "Creo que los sistemas decimonónicos de capitalismo y socialismo están caducos. El paraíso de estos sistemas consiste en una acumulación de artefactos; transforman la naturaleza en Chatarra. Dentro de unos años ya no quedará materia prima. Los ecologistas, sin embargo, creemos en la finitud de la naturaleza. No hay bienestar si no se respeta la naturaleza. No hay que dominar a la naturaleza, sino convivir con ella. Hoy estamos construyendo entre todos un basurero tan grande que llegará pronto a la luna".

La vida cotidiana del poeta en el Chile de Pinochet. "Yo siempre ine he considerado un poeta de compromiso total, que no se restringe a lo estrictamente político. Tengo que luchar por la democracia ahora y aquí, y creo que es necesario volver a ella de una forma incruenta y progresiva. Pero de todos los compromisos que he adquirido en mi vida, el más importante es el de la lucha por la naturaleza, posiblemente sea el más urgente de todos". La conversación continúa sin que sea posible retomarla ya hacia la poesía. El poeta recita de memoria la Propuesta de Daimiel -"la aportación española al ecologismo"-, habla de los "cementerios de artefactos" y reitera nuestra urgencia con respecto a la naturaleza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de enero de 1987