Selecciona Edición
Iniciar sesión
COMUNICACIÓN

Las cadenas de EE UU de televisión por cable, contra los usuarios de antenas parabólicas

Un millón y medio de norteamericanos comenzó a partir de ayer a recibir con interferencias en sus televisores las películas y programas que hasta ahora captaba, sin problemas y gratuitamente, mediante antenas parabólicas de disco instaladas en sus jardines o en el tejado de sus casas. Las dos más importantes cadenas que suministran programas de entretenimiento por cable, HBO y Cinemax, han decidido pasar a la ofensiva y acabar con lo que entienden que es una piratería de sus programas.Para los dueños de las antenas, que se venden a un precio medio de 3.000 dólares, unas 500.000 pesetas, el cielo es público y su derecho a captar señales en el espacio no puede ser limitado. La industria de la TV por cable ha calculado que pierde al año por este robo de señales entre 500 y 700 millones de dólares (entre 77.000 millones y 108.000 millones de pesetas).

El asunto tiene un contenido político y hay varias leyes en el Congreso de Estados Unidos que tratan de retrasar el comienzo de las interferencias hasta que se decida si el espacio debe estar o no sujeto a derechos de propiedad. Antes de fin de año, la mayoría de las empresas de televisión por cable e incluso dos de los grandes canales seguirán el camino iniciado por HBO, que transmite ininterrumpidamente películas a sus abonados, y codificarán todas sus transmisiones por satélite.

La decisión supone un golpe a uno de los fenómenos tecnológicos más característicos de la sociedad norteamericana de los años ochenta.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de enero de 1986