ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 25 de octubre de 1985

La guerrilla salvadoreña libera a la hija del presidente Duarte

  • Canje de prisioneros entre el Gobierno y los rebeldes
San Salvador 25 OCT 1985

Inés Guadalupe Duarte, la hija mayor del presidente salvadoreño, José Napoleón Duarte, fue liberada ayer por los guerrilleros del Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN), que la tenían secuestrada desde el 10 de septiembre. La noticia fue dada a conocer por el ministro de Comunicaciones, Adolfo Rey. La hija de Duarte, de 35 años, y su amiga Cecilia Villeda, de 23, secuestrada junto con ella, fueron liberadas en la localidad de Tenancingo, a 42 kilómetros de San Salvador, donde fueron recibidas por el arzobispo Arturo Rivera y Damas sin presencia de periodistas.

AIgunas horas más tarde, el Gobierno puso en libertad a 96 guerrilleros inválidos y a otros 22 detenidos políticos, cuya liberación fue exigida por los secuestradores a cambio de la libertad de la hija de Duarte, de su amiga y de 33 funcionarios gubernamentales, de ellos 23 alcaldes, que están en poder de los guerrilleros desde hace varios meses. Los 22 guerrilleros fueron enviados a Cuba, que los recibió "por razones humanitarias".El portavoz oficial dijo que la operación de canje fue posible gracias a los buenos oficios de la Cruz Roja Internacional, del cuerpo diplomático destacado en San Salvador y de la Iglesia católica.

El arzobispo Rivera y Damas y los embajadores de Francia, México y la República Federal de Alemania recibieron a Inés Duarte y Cecilia Villeda de manos de sus secuestradores en Tenancingo, a las 10 de la mañana, hora local (cinco de la tarde, hora peninsular española).

Tras ser liberadas, Inés y su amiga fueron trasladadas en helicóptero a la Escuela Militar de San Salvador.Duarte, que mantendrá su visita oficial a España a primeros de noviembre esperaba a su hija desde tempranas horas de la mañana en la escuela militar, en el sector poniente de la capital salvadoreña, donde se encontraron y abrazaron entre llantos y bajo una lluvia torrencial.

lnés Duarte lanzó un llamamiento para poner fin a la guerra civil en El Salvador en una declaración formulada en el Palacio del Gobierno. Inés recomendó a los salvadoreños "hacer los máximos esfuerzos para que el conflicto que ensangrienta El Salvador termine lo antes posible, para que cese la violencia y la intolerancia y para que los sentimientos antagónicos, de rencor y de odio, dejen paso a la comprensión y al respeto de los valores fundamentales".

La hija de Duarte añadió: "Hago votos para que el sacrificio de todos los que luchan para democratizar este país no sea vano y para que el resultado corone sus esfuerzos lo antes posible".

Héctor Oqueli, miembro de la comisión político-diplomática del FMLN, declaró ayer que la liberación de Inés Duarte es una prueba de que puede darse la negociación entre las partes en conflicto en El Salvador.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana