ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 12 de septiembre de 1985

Se desconoce el paradero de la hija del presidente salvadoreño secuestrada

San Salvador 12 SEP 1985

Inés Guadalupe Duarte de Navas, (de 35 años de edad, hija del presidente de El Salvador, el democristiano José Napoleón Duarte, fue secuestrada el pasado martes por la tarde por un grupo de hombres fuertemente armados. En el secuestro murió uno de sus guardaespaldas y dos más fueron gravemente heridos. En una conferencia de prensa celebrada en la noche del martes, el ministro de Cultura y Comunicaciones, Julio Adolfo Prendes, afirmó desconocer quiénes habían sido los autores del secuestro, que ayer todavía no había sido reivindicado.

El hecho se produjo en la avenida de Roosevelt, al oeste de la capital salvadoreña, cuando Inés regresaba de la universidad Nueva San Salvador, situada en la población de Santa Tecla, a 12 kilómetros de la capital, donde estudia el tercer año de ciencias de la comunicación social.Según testigos presenciales, cuatro hombres hicieron salir a Inés Guadalupe de su coche tirándole de los pelos, y se la llevaron. Durante ese tiempo, dos cómplices de los secuestradores abrieron fuego contra los guardaespaldas, que se encontraban en un jeep.

Inés Guadalupe, casada y madre de tres hijos, es gerente de la emisora Radio Cadena Libertad. Poco después de producirse el secuestro, la zona estaba fuertemente vigilada y era sobrevolada por varios helicópteros de la Fuerza Aérea salvadoreña. Es la primera vez en la historia de El Salvador que un grupo armado secuestra a. un hijo del presidente del país.

El ministro de Cultura, y Comunicaciones, Julio Adolfo Rey Prendes, dio muy pocos detalles del secuestro en una conferencia de prensa celebrada en la noche del martes y manifestó que el Gobierno no había recibido ninguna comunicación de los secuestradores, y calificó el hecho de "abominable", que pone de manifiesto "el más absoluto desprecio por los derechos humanos". Rey Prendes, que pidió a la Prensa y a la ciudadanía en general prestar toda colaboración posible al Gobierno para dar con el paradero de la hija del presidente, dijo que no tenían "ni idea de quién estaba detrás del secuestro".

Principio de infarto

Al conocer el secuestro de su hija, Napoleón Duarte sufrió "un principio de infarto" y decidió anular, "por el momento", un viaje a Estados Unidos, entre los días 17 y 18 de septiembre, para asistir en Nueva York a la Asamblea General de las Naciones Unidas y recibir el título doctor honoris causa en leyes por la universidad norteamericana de Boston.También se desconoce por el momento si, el presidente pronunciará el discurso previsto para el próximo, día 15, con ocasión de la celebración del 164 aniversario de la independencia de los países centroamericanos. Tras el secuestro se especuló con que lo hubiesen realizado las guerrillas izquierdistas que, desde hace seis años, intentan derrocar al Gobierno de El Salvador apoyado por Estados Unidos. Precisamente ayer Ronald Reagan condenó el secuestro de la hija de Duarte.

Sin embargo, la emisora rebelde Radio Venceremos, que siempre se responsabiliza de sus actos con rapidez, en su emisión del martes no mencionó el secuestro.

Duarte tomó posesión de su cargo el pasado mes de junio al ganar las elecciones celebradas el 31 de marzo por una amplia mayoría a su oponente, el mayor D'Aubuisson.

Atentado antinorteamericano

No obstante, la guerrilla no ha cesado de cometer atentados contra su Gobierno, entre ellos el del pasado 13 de junio, perpetrado en un café de San Salvador, en el que murieron 13 personas entre ellas tres marines norteamericanos.En mayo, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) secuestró a 17 alcaldes en diferentes puntos de El Salvador, de los cuales uno fue asesinado, tres liberados unos días más tarde y 13 permanecen todavía en poder de los rebeldes.

La guerrilla salvadoreña exige actualmente como condición para su liberación que el Gobierno de Napoleón Duarte informe sobre la situación de nueve de sus combatientes, entre ellos la comandante Yaneth Samour, Filomena, y su acompañante, Maxímina Reyes. Según el FMLN, estos combatientes fueron capturados por el Ejército salvadoreño. Sin embargo, el Gobierno y el Ejército han asegurado que no tienen en su poder a los rebeldes.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana