Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un óleo atribuido a Goya y otras obras de arte, robados de un museo de Granada

Obras de arte con un valor calculado entre los 300 y 400 millones de pesetas fueron robadas durante la madrugada del pasado viernes, 17 de mayo, del museo de la abadía del Sacromonte, de Granada. Entre ellas destaca un óleo atribuido a Francisco de Goya y fechado en 1797, en el que aparece retratado Francisco Saavedra, ministro de Hacienda de Carlos IV. Los ladrones hicieron un agujero en la parte trasera del edificio y pasaron sin problemas al interior. La única medida de seguridad que tiene la abadía es un perro guardián, que ha desaparecido. El edificio se halla en un estado de casi completa ruina, pese a las obras de restauración emprendidas por la Junta de Andalucía.

Los ladrones, en su huida, dejaron abandonados en el suelo objetos de enorme valor, como una serie de casullas bordadas en oro, varios cuadros más, objetos religiosos y documentales como manuscritos árabes y cartas del conquistador Pizarro dirigidas a Carlos I.Del resto de las obras artísticas sustraídas destacan un Cristo de marfil del siglo XVII, un paisaje de Valeriano Bécquer -hermano del poeta Gustavo Adolfo-, dos arquetas de carey, un cuadro que representa la circuncisión de Jesús y dos óleos de paisajes moriscos del siglo XV. Fuentes policiales apuntaron que se podía tratar de una banda especializada en robo de objetos de arte que contaría con un minucioso conocimiento de las dependencias de la abadía del Sacromonte.

No es la primera vez que ocurren robos en la abadía. Hace pocos años los ladrones penetraron en su interior y se llevaron algunas obras de arte, si bien de menor importancia que las sustraídas ahora. El patrimonio también ha sido objeto de expolio en distintas ocasiones: 10 años atrás fueron vendidos en poco más de 1.000 pesetas grabados originales del holandés Heylan del siglo XVII. No obstante, resulta difícil precisar el valor y cantidad de lo desaparecido en la abadía, dada la inexistencia de un catálogo completo.

Como abadía se conoce, además de la abadía propiamente dicha, la colegiata y el antiguo colegio de San Dionisio Areopagita, además de las catacumbas donde se encuentran los restos del patrón y primer arzobispo de Granada, san Cecilio. Fueron construidas en el siglo XVII por el arzobispo Pedro de Castro Cabeza de Vaca en la cumbre del monte Valparaíso, que tras el descubrimiento de las reliquias se denominó Sacromonte, si bien hasta el siglo pasado sufrieron diversas modificaciones y adosamientos.

El conjunto de la abadía tuvo como principal función el seguimiento de los milagros propiciados por las reliquias y la conservación de los documentos y obras artísticas con alguna relación con la historia de los santos y el entorno. El Museo de la Abadía del Sacromonte se fundó en 1928. Aunque desde hace mucho tiempo está cerrado al público, se sabe de la existencia en él de una Virgen de la Rosa, óleo sobre tabla, de Gerard Davis, y varias Inmaculadas de Sánchez Cotán, Niño de Guevara y Raxis El Viejo.

Archivos valiosos

La parte documental y de archivo es también muy valiosa. Existe un códice con anotaciones marginales de san Juan de la Cruz, además de manuscritos de tipo científico de Averroes, Maimónides y Tolomeo.Dentro de las curiosidades se encuentra La Biblia en verso, del teólogo catalán Alejandro Carulla, a la que dedicó toda su vida pero que la muerte se encargó de interrumpir cuando ponía en alejandrinos el Evangelio de San Mateo.

La presencia de legados de la cultura árabe es muy importante. Según el profesor arabista Miguel Hagerty, la historia de los mártires sacromontanos fue una treta ideada por moriscos infiltrados en la Inquisición que querían evitar la expulsión árabe en plena rebelión morisca en la Alpujarra. Para ello idearon la aparición de los restos, junto a unos libros de plomo -los llamados libros plúmbeos del Sacromonte- en los que se mezclaban en un solo cuerpo de doctrina las religiones cristiana y mahometana. No obstante, la Iglesia revocó la veracidad de estos documentos, pero se mostró condescendiente con las reliquias. El origen árabe de san Cecilio se encuentra en numerosos documentos, y algunos grabados lo representan con turbante.

La reparación de la abadía del Sacromonte presenta problemas, pues además de los cuantiosos gastos necesarios para la restauración del edificio, para darle alguna utilidad pública sería necesario mejorar los viales de acceso. El Ayuntamiento de Granada redactó en este sentido un proyecto para instalar en el conjunto monumental la futura universidad euroárabe en caso de que fuese concedida a Granada. En la actualidad la única persona a cargo del monumento es su abad, Jesús Roldán.

Sólo el primero de febrero, festividad de san Cecilio, las veredas que conducen a la abadía se pueblan de personas. El resto del tiempo, el conjunto y sus aledaños permanecen desolados, al igual que las famosas cuevas del Camino del Monte, hoy abandonadas y de las que sólo perviven algunas con el único fin de atraer a los turistas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de mayo de 1985