ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 12 de abril de 1985
BLOQUEADA LA LEY SOBRE LA INTERRUPCIÓN DEL EMBARAZO

El aborto está permitido en 8 de los 10 países de la CEE

  • En Europa occidental, sólo España, Bélgica e Irlanda lo consideran delito

De los 12 países que integrarán la Comunidad Económica Europea cuando se haya consumado el próximo ingreso español y portugués, el aborto sólo estará penalizado en Bélgica, Irlanda y España. En general, la legislación sobre el aborto de los países de Europa occidental lo permite si hay riesgo físico o psíquico para la madre, y los plazos de interrupción varían de 12 a 28 semanas. En todo el bloque de países socialistas el aborto es libre. En la Unión Soviética fue legalizado el 18 de noviembre de 1920. Stalin dictó una ley en 1936 que prohibía el aborto salvo en los casos en que peligrara la vida de la madre, pero con Jruschov volvió a introducirse el aborto libre en 1955.

En la República Federal de Alemania, la primera ley despenalizadora del aborto se aprobó en 1974 y permitía el aborto libre en los tres primeros meses de embarazo.Tras un largo procedimiento legislativo, el 21 de junio de 1976 entró en vigor una reforma del artículo 218 del Código Penal, actualmente vigente.

Mediante dicha modificación se castiga el aborto con penas de hasta tres años de privación de libertad o multa, pero lo despenaliza cuando, con consentimiento de la embarazada, se dé una de las llamadas indicaciones:

1. Médica: peligro para la vida de la embarazada.

2. Genética: sospecha seria de malformación del feto.

3. Ética: embarazo debido a violación o abusos deshonestos.

4. Social: el embarazo plantea un estado de necesidad en la madre.

En cuanto a los plazos, en el caso de peligro para la vida de la madre el aborto se puede realizar hasta la segunda semana del embarazo, y en los demás casos sólo en las 12 primeras semanas.

El aborto fue legalizado en Francia a principios de 1975, durante la presidencia liberal de Valéry Giscard d'Estaing, mediante la llamada ley Veil, por el nombre de la ministra de Sanidad. Según la ley, las mujeres pueden abortar, pero la operación debe ser practicada antes de la décima semana de embarazo. Si la mujer es menor de edad y soltera, es necesario el consentimiento de alguien con autoridad legal sobre la embarazada. La interrupción voluntaria del embarazo es posible en cualquier época del embarazo si éste pone en peligro la vida de la mujer o si el feto ofrece graves peligros de deformación. Cualquier médico puede negarse a efectuar el abortó si arguye la cláusula de conciencia. Con la llegada de los socialistas al poder, en diciembre de 1982 se aprobó una ley por la que la Seguridad Social reembolsa el coste de la operación.

El 22 de mayo de 1978 fue aprobada en el Parlamento italiano la Ley 194, que permite el. aborto dentro de los primeros 90 días de embarazo y en las siguientes circunstancias: en caso de que haya serio peligro para la salud física y psíquica de la madre, en caso de que existan dificultades económicas, sociales o familiares, o bien ante el temor de anormalidades o malformaciones del que va a nacer. En la práctica, todo motivo personal serio es suficiente para interrumpir el embarazo sin caer en delito. Tres años después, el Movimiento por la Vida, (le orientación católico-integrista, promovió un referéndum para abrogar la ley, que fue rechazado en votación realizada en junio de 1981.

La ley británica fue aprobada por la Cámara de los Comunes en julio de 1967 y promulgada en abril de 1968. La denominada ley Steel autoriza la interrupción del embarazo en los siguientes supuestos: a) cuando la continuación del embarazo implica un riesgo para la salud física o mental de la madre, o para cualquiera de sus hijos anteriores, superior al riesgo del aborto; b) cuando existe el peligro de que el niño nazca con graves deficiencias físicas o mentales; c) en determinados casos se tendrá en cuenta el ambiente social, actual o previsible de la madre.

Aunque la ley no habla de la intervención económica del Estado, la Seguridad Social practica actualmente casi la mitad de los abortos.

La ley holandesa de abril de 1981 prevé un límite de 20 semanas de embarazo para poder abortar. Es obligatorio un período de reflexión de cinco días en la mujer desde la primera visita al médico, requisito que está encaminado a desalentar el llamado turismo del aborto. El médico, por su parte, puede negarse a practicar el aborto y, en cualquier caso, la decisión final corresponde tanto a la mujer como al médico. Esta ley vino a derogar el modo estricto en que el Código Penal prohibía todo aborto. Ahora se contemplan las posibilidades antes de practicarlo, pero el aborto sigue inscrito en el Código Penal. La ley no prevé el pago de esta operación por la Seguridad Social que, no obstante, está cubierta por compañías de seguros.

La ley más reciente

El Parlamento portugués aprobó el 27 de enero de 1984 una ley que despenaliza con límites el aborto, y que fue promulgada tres meses después. La ley, presentada por los socialistas y prácticamente igual a la española, no legaliza la interrupción voluntaria del embarazo, pero evita el procesamiento en aquellos casos en que esté en peligro la vida de la madre, se detecte una malformación en el feto, o la mujer haya quedado encinta a consecuencia de una violación. Por su parte, los comunistas habían presentado un proyecto que, de haberse aprobado, hubiera legalizado el aborto de acuerdo con las pautas que rigen en la mayoría de los países europeos.

En Grecia, el artículo 304 del Código Penal establece penas de tres años para las mujeres que abortan, y de 10,años para los que realizan operaciones de forma conturnaz. Sin embargo, el aborto está despenalizado en los supuestos de peligro para la vida de la madre, de violación, de estupro y de riesgo de malformaciones del feto. El Movimiento Socialista Panhelénico (PASOK) se ha comprometido a presentar en la próxima legislatura, en caso de resultar elegido, una ley que legalizaría el aborto siempre (que lo solicite la mujer.

En Bélgica, el aborto no está despenalizado, pero se practica ampliamente bajo la benevolencia de las autoridades judiciales. La legislación sobre este tema se basa aún en el Código napoleónico de 1867, que prohíbe totalmente el aborto salvo casos extremos.

En Irlanda, el aborto no sólo está prohibido por ley, sino que se introdujo una enmienda constitucional que fue aprobada por referéndum en septiembre de 1983.

En Dinamarca, la ley permite el aborto por petición de la gestante dentro de las 12 primeras semanas de embarazo, el mismo plazo que rige en Luxemburgo.

En Suecia existe una ley de aborto vigente desde 1975, mediante la que la mujer puede decidir por sí misma la interrupción del embarazo hasta la 181 semana de gestación. Pasado ese plazo, el aborto es autorizado previa aprobación de la Dirección Nacional de la Salud y tras discutirse el caso con una asistente social. La Seguridad Social corre con todos los gastos de la operación.

La ley austriaca de legalización del aborto entró en vigor el 1 de enero de 1975. Las mujeres austriacas, cualesquiera que sean sus motivos, pueden recurrir al aborto durante los tres primeros meses de embarazo.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana