ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 24 de febrero de 1985

Los turistas británicos reducen sus viajes con destino a España

  • Las islas Canarias mantienen la afluencia de extranjeros
Palma de Mallorca 24 FEB 1985

La cifra de ventas de períodos de vacaciones en España para la temporada alta de este año, en el mercado británico, ha experimentado una espectacular baja en los cuatro principales destinos nacionales, excluidas las islas Canarias. La Costa del Sol sufre un descenso de ventas del 76%, seguida por Benidorm, Baleares y la Costa Brava.

Para el archipiélago balear, la disminución se contabiliza hoy entre el 30% y el 40%, porcentaje que, en opinión de las autoridades turísticas locales, se compensará con un aumento de la demanda de otros países clientes. Las cifras han sido facilitadas por el Departamento de Turismo, al regreso de un viaje por Gran Bretaña de su titular, Jaume Cladera, y del director general, Antoni Munar. Las causas de este descenso en las ventas se están produciendo "porque el británico tiene metido en la cabeza que España es un destino turístico caro, idea que le han inculcado las reiteradas campañas informativas de aquel país".Las alternativas turísticas a la oferta española son Grecia, que está hoy en un 141 % de crecimiento de sus ventas con respecto al mismo mes del pasado año; Túnez, un 50% más; Portugal, 40%; y Yugoslavia, un 38%. "La idea difundida en Gran Bretaña", dice Jaume Caldera, "es que España se ha convertido en el país mediterráneo más caro, y nosotros venimos de explicar en Londres, en más de 25 entrevistas para medios de comunicación, que, según los precios de catálogos de los operadores turísticos, España sigue siendo el país más barato de este ámbito".

El récord turístico de todos los tiempos se produjo el año pasado, cuando de cada 100 británicos, 60 eligieron España como destino para sus vacaciones. Con el actual nivel de ventas, esa cifra se verá reducida entre un 10% y un 20%, "es decir, este año, de cada 100 británicos, entre 40 y 50 vendrán a España". "Eso no quiere decir que en Baleares -que recibe un contingente turístico anual superior a los cinco millones de personas- estemos preocupados, porque otros mercados corregirán la desviación británica, de forma que el descenso global aquí será del orden del 7% al 8%, cifra similar a la registrada en 1983, que fue considerado por todos como un buen año turístico".

Devaluación de la libra

Las causas del descenso de ventas en el Reino Unido son, según las mismas fuentes, la devaluación de la libra frente al dólar y a la peseta. Los catálogos de los operadores turísticos señalaban un cambio previsto de 250 pesetas por libra, cambio que ahora se ha reducido a 212 pesetas por libra. Además, la huelga de mineros en el Reino Unido, que ha diseminado en ese país un "miedo a perder el puesto de trabajo", es la causante del 35% al 40% de la recesión total.Otras causas son el incremento del 22% de los precios de catálogo -a pesar del cual España sigue siendo el país mediterráneo más barato-; la actualización de los márgenes comerciales de los operadores turísticos, muy ajustados a la baja en 1984; y las surcharges (sobrecargas) de los precios actuales, previstas para el caso de que se siga deteriorando el cambio libra-peseta, que supone un próximo incremento del 8% de los precios en el mes de mayo.

Para paliar en parte estos efectos, el Departamento de Turismo ha recomendado a los empresarios "no bajar los precios de los paquetes turísticos y esperar al down-lets (último minuto de reservas hoteleras a favor de los operadores turístico), para evitar un deterioro del mercado.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana