TRIBUNALES

Un guardia civil deberá pagar más de cinco millones de pesetas a cuatro 'etarras'

El cabo de la Guardia Civil Manuel Méndez Broncado ha sido condenado por una falta de imprudencia simple, a 5.000 pesetas de multa, y a indemnizar por un total de 5.173.000, pesetas a los miembros de ETA, Santiago Rezola Altuna, Luis Olivares Campoamor, Alejandro Barbarín Goñi y Juan Carlos Uriarte Allo, que fueron heridos por disparos de metralleta producidos por el citado guardia civil cuando el coche celular en el que eran trasladados, en el verano de 1982, sufrió un accidente.

La Audiencia Provincial de Guadalajara ha absuelto a Manuel Méndez de los delitos de homicidio frustrado y de imprudencia temeraria, calificación que fue sostenida por la acusación particular y ministerio fiscal, respectivamente, en el juicio seguido contra dicho guardia, el pasado martes día 4.

Según la sentencia, el guardia civil -que iba con los presos en el interior del furgón- fue autor involuntario de los disparos. La defensa del procesado mantuvo durante el juicio que por la forma en que acontecieron los hechos, éstos no eran constitutivos de delito y solicitó la libre absolución.

Uriarte y Rezola fueron dados de alta al poco tiempo de haber ingesado en la residencia de la Seguridad. Social de Guadalajara, mientras que Olivares y Barbarín resultaron gravemente heridos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 1984