Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

William Shakespeare gana el referéndum internacional sobre los mejores autores europeos ya fallecidos

Cervantes quedó clasificado en tercer lugar, y Lorca, en el undécimo

El inglés William Shakespeare es el escritor muerto más votado por los lectores europeos de las publicaciones EL PAIS, de España, Die Zeit, de la República Federal de Alemania, La Stampa, de Italia, The Times, del Reino Unido, y Lire, de Francia, que convocaron un referéndum literario entre sus lectores con las condiciones de que los votados fueran ya fallecidos y escribieran en las lenguas de los medios convocantes. También se exigía que los lectores no votaran a aquellos autores de su idioma. Lire fue la creadora de la iniciativa, cuyo resultado final se da a conocer hoy simultáneamente en los cinco países. Tras Shakespeare quedaron Goethe y Miguel de Cervantes. Lorca es el próximo español, en el undécimo lugar.

Los 2.515 lectores de EL PAIS que emitieron sus sufragios coincidieron, en la consideración general del sentido de su voto, con los restantes votantes europeos al elegir a Shakespeare como el mejor. Coincidieron también en todos menos en dos de los otros diez más votados. Bertolt Brecht fue situado en el número 7 de la votación por nuestros lectores, mientras que en la votación general este autor alemán quedó clasificado en el número 15. Cervantes, obviamente, fue el otro autor no votado por los lectores de EL PAIS. En un voto anexo, en el que los lectores podían sugerir autores no señalados en las listas propuestas en cada país, también hubo coincidencia entre los lectores de EL PAIS, que votaron a Camus, Wilde y Hesse mayoritariamente, y las de los lectores de los otros medios, que expresaron iguales preferencias.

Un juego

El resultado del referéndum-juego destinado a elegir los 10 escritores europeos más grandes de todos los tiempos es iniciativa de la revista literaria Lire, la más moderna y popular de Francia. Quizá porque este país es muy literario, en política, comiendo o con la pluma en la mano, gentes y personalidades han participado en el concurso que ha elegido a Shakespeare como el número uno indiscutible de todos los escritores: así ocurrió con el primer secretario del Partido Socialista francés, Lionel Jospin, la cabeza de lista para las elecciones europeas que, precisamente, conmemora este referéndum. Anécdotas, enseñanzas, críticas, furias, en cada uno de los países votantes, no han faltado, pero un niño de Deba (Guipúzcoa), de 12 años, que se lanzó al ruedo, a través de EL PAIS, con su lista propia de grandes, ha protagonizado el incidente más chusco y quizá uno de los más aleccionadores de esta aventura literaria europea.Este niño concurrió al referéndum sin hacer caso alguno a la lista tipo que se les había ofrecido a los lectores de EL PAIS para hacer la selección de los diez más grandes. Él confeccionó su propia selección con tres nombres: Dumas, Verne y Salgari. Pues bien, en la redacción de la revista Lire, donde se centralizaron todos los resultados, al enterarse de la lista del niño de Deba cada cual compuso su cara de asombro, o de broma, porque nadie supo decir quien era Salgari. La revista cuenta la anécdota en su número de hoy, al anunciar los resultados: "Seamos honestos. En Lire nadie acertó a decir, en un primer término, quién era Salgari". Hubo que consultar el Diccionario de las literaturas, de P. Van Tieghem, y en la página 3.477 hemos leído: "Salgari (Emilio), aventurero y novelista italiano", etcétera. El comentarista de Lire concluye, tras la referencia del diccionario: "Si después de esto alguien pretende que este referéndum sobre los grandes escritores no entrañaba utilidad alguna, eso es cosa de mala fe".

Con las 3.371 respuestas recibidas, el diario italiano La Stampa ha sido el campeonissimo de las cinco publicaciones en lo que a participación se refiere. La mayor parte de esos votantes se sitúa entre los 18 y los 40 años, y en Italia, como en los demás países, España incluida, los estudiantes y profesores han sido los más interesados por este primer paso por la senda de la construcción de la Europa literaria. Todos los electorados, igualmente, en mayor o menos cantidad, han protestado porque las listas propuestas les parecían injustas, o cojas, o desgraciadas. Un lector italiano de La Stampa, en la carta que acompañó con su voto, se preguntaba por el número de lectores europeos que han leído a Valle Inclán. En Italia, algunos políticos también votaron, como el ex presidente de la República y hoy senador, Giuseppe Saragat. Su elección fue la siguiente: Molière, Racine, Baudelaire, Cervantes, Machado, Shakespeare, Dickens, Goethe, Schiller, Mann.

Los ingleses, como algunos españoles, han protestado porque se suprimieron de antemano los filósofos de las listas de los grandes. Un inglés se quejó de que Unamuno también era un pensador, y más de un súbdito del Reino Unido llegó a considerar que había que haber incluido a Hitler entre los grandes escritores, ya que sus escritos han causado efectos desastrosos de dimensiones reconocidas por todos los diccionarios. El crítico literario del The Times observa que el voto de sus conciudadanos es un reflejo, en gran medida, de la enseñanza que han recibido. Esto es cierto también en Francia, y un poco en los demás países participantes, como también ha influido bastante el que de las obras de muchos autores se hayan realizado filmes, o que se hayan representado recientemente en el caso de tratarse de obras de teatro.

El semanario de la República Federal de Alemania Die Zeit presentó el referéndum a sus lectores advirtiendo que "como la Comunidad Económica Europea parece ser que es difunta, hay que preguntarse si la ha reemplazado la comunidad literaria europea".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de mayo de 1984