Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Explosión de una bomba en un banco del centro de Bilbao

Dos trabajadores muertos y otras diez personas heridas en un atentado con bomba en pleno centro de Bilbao

Dos empleados del Banco de Vizcaya resultaron muertos y otras diez personas heridas en el atentado perpetrado ayer por la mañana contra la sede principal de dicha entidad, situada en pleno centro de Bilbao cuando el establecimiento se encontraba lleno de gente. La primera reacción ante lo sucedido vino de parte de los empleados de banca, que espontáneamente pararon sus actividades y se manifestaron por la Gran Vía de la capital vizcaína en protesta por lo sucedido.

Horas después, las centrales sindicales de la comunidad autónoma, sin excepción, ELA-STV, UGT, CC OO, CNT, LAB y Asociación de Mandos Intermedios acordaron realizar una huelga general de banca para mañana lunes. Las fuerzas políticas vascas, con excepción de Herri Batasuna, han convocado a su vez manifestación unitaria para las 7.30 de la tarde de ese mismo día, en Bilbao.Las centrales sindicales han realizado un llamamiento a todos los ciudadanos de Euskadi para que acudan masivamente a la concentración prevista para el mismo lunes, a las 11.30 horas, frente al edificio de la entidad bancaria afectada. En cuanto a la manifestación de los partidos, el eslógan será "ETA no, el pueblo unido por la paz", que, en euskera y castellano, encabezará la marcha. PNV, PSOE, Euskadiko Ezkerra, PCE y Coalición Democrática decidieron ayer, después de una reunión de más de una hora de duración, convocar a todos los ciudadanos de Euskadi para que se manifiesten, en silencio, por las calles más céntricas de Bilbao, con el objetivo de demostrar su repulsa ante la violencia. La marcha iniciará su recorrido en la plaza de la Casilla, para finalizar frente al edificio central del banco de Vizcaya.

A la reunión, que fue convocada con carácter de urgencia por el partido socialista, no acudió Alianza Popular; sí lo hizo, en cambio, un representante de Unión de Centro Democrático, que firmó la convocatoria en nombre de la coalición. El partido convocante reconoció que no había invitado a Herri Batasuna, "por razones obvias". Asimismo los partidos que han tomado la iniciativa de organizar la manifestación silenciosa en contra del terrorismo, secundan también la llamada de todas las centrales sindicales de la Comunidad Autónoma vasca para realizar una huelga general en el sector de la banca.

La bomba estalló en la sede central del banco de Vizcaya a las 9,40 de la mañana, cuando se encontraban más de seiscientas personas en su interior, entre empleados y clientes. Una llamada telefónica, realizada en nombre de ETA Militar, había advertido previamente de que se iba a producir el atentado, aunque sin tiempo suficiente para desalojar el edificio. Hoy domingo tendrán lugar los funerales en memoria de los dos empleados muertos, Ramón Iturriondo y Aníbal Izquierdo, en Bilbao y Gallarta, respectivamente. El primero de ellos era simpatizante de Herri Batasuna, formación política radical que ha expresado su "tristeza" por lo sucedido, mientras el segundo era delegado del sindicato nacionalista ELA-STV.

La sociedad vasca sufrió ayer una profunda conmoción con este atentado. La indignación por el criminal acto se hizo patente en las declaraciones de los partidos políticos, mientras la esperanza de configurar la polémica mesa para la paz desaparecía del ánimo de los nacionalistas. El presidente del Gobierno autónomo vasco, Carlos Garaikoetxea -que se encontraba de viaje y al tener noticias del atentado volvió a su residencia de Ajuria Enea, en Vitoria- declaró, al referirse a los intentos de negociar la pacificación del País Vasco, que "individuos que no desean esas conversaciones han logrado imponer, en sus medidas, sus propios criterios de forma sangrienta. Espero que esto sirva de revulsivo a los que han tenido que aceptar la política de los duros. De momento han colapsado una mesa de negociación, pero también han puesto al descubierto su locura ante todos". El lendakari, al aludir al intento de diálogo, señaló que "de momento, unos fanáticos lo están haciendo imposible, en contra de la voluntad de todo un pueblo".

Pasa a la página 12

Las principales fuerzas políticas vascas coinciden en que ETA trata de cortar toda posibilidad de pacificación

Viene de la página primeraPor la tarde, el jefe del Gabinete autónomo visitó a los heridos y volvió a expresar su pesar por lo sucedido, así como el deseo de que aún sea posible hacer nuevos intentos de conseguir la paz. En e mismo sentido se había expresad con anterioridad el consejero de Interior, Luis Retolaza, quien insistió en la conveniencia de conti nuar con los intentos negociado res: "Hay que hacer un esfuerzo y forzar la situación" dijo.

Por su parte, el ministro del In terior, José Barrionuevo, declaró a TVE que "absolutamente toda la población debe movilizarse contra este bárbaro terrorismo asesino, que lo único que hace es matar a personas decenas y honradas", al tiempo que aludió a la necesidad de "quitarse todo posible velo, es crúpulo o pretexto de una absurda e injustificada posición interme dia: hay que estar con los que defienden la paz y la seguridad, y hay que estar en contra de los que la atacan y asesinan".

La necesidad de realizar movilizaciones masivas contra la violencia -informan nuestras corres ponsales, Tonia Etxarri y Arantxa Elu- fue puesta de manifiesto, en primer lugar, por el delegado del Gobierno en el País Vasco, Ramón Jáuregui, quien después de realizar en Bilbao, junto al gobernador civil, un encuentro con los medios informativos, acudió a visitar a las víctimas. "Reitero el llamamiento para reaccionar masiva y valientemente contra la violencia y en defensa de la paz, y colaborar con quienes, en estas circunstancias dificiles, tienen la misión de acabar con el terrorismo, a fin de garantizar la paz y la libertad", dijo Jáuregui.

Asimismo, el delegado del Gobierno indicó que "el atentado es de una extraordinaria crueldad, una acción encaminada a provocar el miedo y el terror para el logro de unos objetivos mercantiles del más puro estilo gansteril". El secretario general de los socialistas vascos, Txiki Benegas, comentó que "este salvaje atentado nos reafirma en la postura que venimos manteniendo de que con ase sinatos de por medio todo intento de diálogo es imposible".

Euskadiko Ezkerra también manifestó su condena: "Por si que daba alguna duda, ETA Militar ha demostrado de qué manera defiende los intereses de la clase trabajadora". El mencionado partido resaltó su indignación ante un hecho de tanta gravedad producido en un centro de trabajo abierto al pú blico, "que perfectamente pudiera haber causado un número mayor de víctimas". Asimismo, Euskadi ko Ezkerra mostró su predisposición a participar en cuantas accio nes se convoquen "para demostrar públicamente nuestro rechazo".

"Profundo dolor" de HB

Herri Batasuna, que informó que una de las víctimas, Ramón Iturriondo, era simpatizante y vo tante de la mencionada coalición nacionalista radical, declinó realizar cualquier comentario con matiz político. Txomin Ziluaga mani festó a EL PAIS: "Nuestro profun do dolor por las víctimas y heridos y nuestra más plena solidaridad con los familiares y amigos".

El mencionado dirigente de HB eludió realizar comentarios que no se cifieran al estricto aspecto humano del atentado. Así, al preguntarle si este nuevo acto de violencia podría poner todavía más trabas a la configuración de la polémica mesa para la paz, señaló: "Es más importante el dolor de las víctimas y la conmoción que sentimos que cualquier otra valoración. Compañeros de la mesa nacional están, en estos momentos, compartiendo el dolor de los familiares de la víctima. Nos afecta más el aspecto humano que el estrictamente político".

A últimas horas de la tarde de ayer, el PSOE realizó una convocatoria urgente a todos los partidos políticos, a excepción de Herri Batasuna, a fin de debatir la propuesta concreta de movilización, prevista para el lunes, que habían sugerido todas las centrales sindicales de la comunidad autónoma vasca. En efecto, ELA-STV, CC OO, UGT, CNT, LAB y la Asociación de Mandos Intermedios del sector de banca habían convocado ya a los trabajadores del sector, a la vez que invitaban a todos los ciudadanos vascos "a mostrar nuestra repulsa ante este acto con una huelga general durante toda la jornada, y a acudir a la concentración y posterior manifestación silenciosa que se celebrará el lunes a las 11.30 horas, frente al edificio central del Banco de Vizcaya".

A esa misma hora del mediodía, más de 3.000 empleados de banca habían salido a la calle en una manifestación espontánea de protesta contra el atentado. El desfile, iniciado en la Gran Vía, recorrió en silencio el trayecto comprendido entre la plaza Elíptica y el paseo de El Arenal Paralelamente la mayoría de las empresas financieras del centro de Bilbao -incluidas las sedes de los bancos Hispano, Central, Industrial y de Bilbao- cerraron sus oficinas. Representantes sindicales de los trabajadores de Banca estudiaban en la tarde de ayer nuevas acciones de protesta para el comienzo de la semana próxima.

Las fuerzas de seguridad y los servicios de asistencia, que en gran número se concentraron en el lugar del atentado -evidenciando en algunos momentos falta de coordinación- continuaron en el lugar hasta primeras horas de la tarde, en las que fue restablecida la normalidad en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 1983

Más información