ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 31 de diciembre de 1982

Páez de la Cadena reivindica los jardines como cultura y reflejo de la naturaleza

Francisco Páez de la Cadena, madrileño de 31 años, ingeniero técnico agrícola, jefe del departamento de parques y jardines del Ayuntamiento de Fuenlabrada (Madrid), acaba de aportar a la mínima bibliografía sobre el arte de los jardines su ensayo Historia de los estilos en jardinería (Ediciones Istmo), donde ofrece una evolución de los estilos jardineros, desde la prehistoria a la actualidad, con las referencias sociales y artísticas de la consideración del jardín como hecho cultural. Para el autor, "el jardín es inherente a la naturaleza humana, como reflejo de la naturaleza".

El libro refleja el interés de Francisco Páez de la Cadena por la jardinería desde hace siete años, con estudios especializados en la Escuela de Ingenieros Técnicos Agrícolas y un curso de jardinería y restauración de jardines históricos en York (Inglaterra), y la práctica de diseño y organización en el Ayuntamiento de Fuenlabrada. Su estudio comienza en la prehistoria, donde el jardín se convierte en símbolo de vida, seguridad y entorno amable, elementos que llegan a la actualidad, donde prevalece una vuelta a la naturaleza y la necesidad de espacios abiertos."Esta Historia de los estilos en jardinería", declara Francisco Páez de la Cadena, "pretende hacer un recuento de las ideas que han servido de base a la aparición de los diversos estilos, en contra de los libros habituales que sólo recogen anécdotas o describen los distintos elementos. Las influencias culturales han determinado los estilos, que a veces se prolongan en otras épocas. Hay hechos históricos, como el descubrimiento de América o el Renacimiento que crean un determinado estilo de jardín. En nuestra época, la revolución industrial origina un nuevo tipo de urbanismo y hoy día es una idea reciente la integración de jardines y parques en el contexto urbano".

Aunque el libro recoge los hechos más significativos que se concretan en estilos históricos, el autor destaca tres puntales básicos: el renacimiento italiano, el racionalismo francés y el paisajismo inglés. "Sin entrar en las diferencias de los jardines orientales y occidentales, hay otros estilos donde se mezclan los elementos culturales y artísticos. En todos ellos se refleja la idea de jardín como satisfacción de unas necesidades primarias inmediatas, como pueden ser el reencuentro con las formas naturales o el descanso".

"La jardinería es una cuestión de cultura", añade Páez de la Cadena. Comenta la situación de "abandono lamentable" en que se encuentran el 90% de los sesenta jardines históricos con cierta entidad que hay en España, frente a los cuidados de conservación en Francia e Inglaterra. "Los jardines históricos en nuestro país tiene una gran variedad. Hay de tipo francés (La Granja), paisajista (Alameda de Osuna), autóctonos (pazos gallegos), de influencia árabe (Generalife), neoclásico romántico (el laberinto de Horta o de Monforte) y otros singulares, como el parque Güel. Lo más importante es su adaptación o mimetismo al entorno. En su diseño, los jardines que tienen que adaptar al terreno y al clima, pero lo que más se aprecia es su poder de imaginación".

La jardinería, dice Páez de la Cadena, en las etapas históricas anteriores ha sido promovida por las clases dominantes, hasta la llegada de la revolución industrial, con la apertura de grandes parques y la reclamación de espacios abiertos. "Sigue recibiendo un interés minoritario. El único español que se dedicó a la divulgación de la jardinería clásica fue el pintor Xavier de Winthuy-, sen, con sus publicaciones en los años treinta. El año pasado, el Museo Municipal de Madrid montó una buena exposición sobre los jardines clásicos madrileños. También en la literatura y en el arte es poco frecuente las referencias a los jardines, cuando en la literatura inglesa, por ejemplo, las descripciones que aparecen tienen un gran rigor científico".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana