ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 23 de noviembre de 1982

La economía de los países latinoamericanos descenderá casi el 2% durante 1982

  • Informe anual del Banco Interamericano de Desarrollo

La caída de las exportaciones, el endeudamiento exterior y el alto nivel de inflación son los tres factores principales que colocan a la economía de los países Iatinoamericanos en un claro declive, según el informe anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), con sede en Washington. Sin embargo, el potencial global de Latinoamérica continúa ofreciendo buenas perspectivas, a medio y largo plazo, con previsión de "una moderada recuperación para el período 1.982-1986", según el informe del BID.

Bajo el título de Progreso económico y social en América Latina, el informe del BID destaca que "después de crecer a una tasa anual de casi el 6% en la pasada década, la economía de América Latina declinará, en su conjunto, un 1,6% en 1982"."Latinoamérica, por primera vez, adoptó políticas de reajuste", declaró Hernan Aldabe, director del Departamento de Desarrollo Económico y Social.

"Cara al futuro", añadió, "prevalece el optimismo si Latinoamérica diversifica la exportación, continúa el crecimiento del mercado interior y aumenta la integración regional".

La acumulación de la deuda externa, que alcanza niveles del orden de 85.000 millones de dólares en países como Brasil o México, se debió a los errores de previsiones de desarrollo y a la facilidad con que los bancos privados dieron crédito a los Estados latinoamericanos gracias a la abundante masa monetaria procedente, en la segunda mitad de la década de los setenta, del reciclaje de los petrodólares, según los analistas del BID.

"Será necesaria una política de ajustes en les principales países latinoamericanos", afirmó José Epstein, director del programa de planificación del BID.

Una mayor aportación de recursos entre los 43 países que contribuyen a la aportación de recursos financieros del bando (entre ellos España) será necesaria cara al futuro para favorecer la inversión del BID en el programa de desarrollo latinoamericano.

En tal sentido, inquieta en el BID la política de recortes que la Administración Reagan aplica en materia de ayuda a los países en vías de desarrollo, toda vez que Estados Unidos, con una participación de unos 3.000 millones de dólares, es el principal contribuidor en los recursos del BID.

Sombrías previsiones

Las previsiones del BID para los principales países latinoamericanos son:- México. Sufre un fuerte aumento de la inflación y un choque en el desarrollo económico debido al desfase de las previsiones en la recaudación de ingresos procedentes de las exportaciones de petróleo, de las que el Gobierno esperaba ingresar unos 20.000 millones de dóIares y sólo recibe 14.000 millones. Para México, 1983 se anuncia como un año de transición, con crecimiento bajo (del orden del 3% al 4%). Habrá moderación de la inflación.

- Venezuela. Tendrá un crecimiento bajo, entre el 2% y el 4%, entre 1983 y 1986, con posibilidad de una devaluación. Destaca también el BID el cambio de orientación de Venezuela en la política de exportaciones de petróleo, con reducciones de producción en la misma línea que los principales países miembros de la OPEP.

- Argentina. Se encuentra en plena recesión económica y con una acumulación de la deuda exterior con reembolsos a corto plazo. Hay previsiones de aumento de la inflación y poco optimismo para la recuperación de la industria, comercio y construcción.

- Brasil. Las perspectivas menos favorables del comercio internacional, junto al inmenso crecimiento de la masa monetaria, influirán en que Brasil tenga una tasa de crecimiento inferior a la experimentada en los últimos quince años de aquí a 1986.

El informe agrega que parece necesaria una revaluación de las políticas macroeconómicas de los países latinoamericanos, en particular de aquellos que ya están bien integrados en la economía internacional.

"No sería extraño", sostiene, "que dicha evaluación indicara la conveniencia de mantener la equidistancia de los extremos que estuvieron representados recientemente, por un lado, por un excesivo grado de intervencionismo, y por el otro, por la liberalización y apertura de carácter indiscriminado".

Si bien los alimentos y los productos metálicos no ferrosos constituyen las principales exportaciones de manufacturas de la región, un detallado análisis muestra que nuevas líneas de productos o exportaciones no tradicionales constituyen entre un tercio y la mitad de las exportaciones de manufacturas de países como Brasil, Argentina, México, Colombia y Ecuador.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana